Así son las flores exóticas que dejan plata

Cultivar orquídeas dejó de ser un hobby para Francisco Villegas, un apasionado por las flores exóticas que cambió los trabajos de oficina para pasar a vivir de ellas.

“Son pocas las personas que pueden decir que viven de las flores. Estoy dedicado  por completo a producirlas y comercializarlas”, cuenta Villegas.

Este ingeniero forestal, y actualmente presidente de la Sociedad Colombiana de Orquideología, con sede en Medellín, se ha convertido en un excelente observador y reconoce a simple vista orquídeas de tierra fría, cálida o media.

“Cultivamos aproximadamente 3.500 especiales diferentes y 200 géneros. Fuera de eso, manejamos cuatro líneas comerciales de plantas para que el público las compre y  las disfrute”, señala Villegas al destacar  las personas que participan en su empresa.

“Desde el conductor que lleva las plantas, las personas que siembran, el señor que las riega, el de los abonos, todos ellos hacen parte de esta cadena”, dice.

Para este apasionado por las flores exóticas es fundamental estar al tanto de las tendencias del mundo, pues de ello depende la aceptación de las especies  en el mercado.

“Uno debe estar conectado con el mundo, y el tema de las flores es algo que está  evolucionando. Por ejemplo, hay que saber sobre hibridación  y  tecnología en Taiwán, así como  de los grandes centros de desarrollo que existen en Holanda e India”, sostiene.

Agrega que su esfuerzo por traer lo mejor en desarrollo de plantas híbridas e innovar  con nuevas variedades se refleja en las ventas.

Parte del éxito que ha tenido con las flores  se debe al gusto que en ellas despierta. “Ningún negocio sin pasión funciona. El que quiere  ser comercial  busca una línea nueva de trabajo y la aplica”, dice.

 Su mercado más grande se concentra en Medellín, ciudad donde está ubicada su empresa Orquifollajes. Desde allí exporta a Estados Unidos, Australia, Alemania y Gran Bretaña, aunque con muchas dificultades, expresa.

“Es claro que el país necesita abrir nuevos  mercados; sin embargo, cada vez hay más problemas para exportar. La regulación fitosanitaria para enviar productos al exterior es complicada y eso desestimula a cualquiera. Lo ideal es que las instituciones del Estado estuvieran apoyando y fomentando la exportación”, asegura Villegas  luego de señalar que lleva exportando hace 25 años pero nunca ha podido consolidar un mercado porque las reglas de juegos siempre son cambiantes en Colombia.

La inversión

Ildefonso Velásquez, es otro amante de las orquídeas. Tiene en su casa  por lo menos unas 7.000 especies, principalmente la odontoglossum porque es la que más le gusta.

 Las amas de casa se han convertido en su principal cliente potencial debido a que son seducidas por la belleza y durabilidad que tienen las orquídeas. “La reina de la venta es sin duda la phalaenopsis”, comenta Velásquez.

Le encantan los híbridos por eso importa  plántulas, endurecidas o con punta floral desde Holanda, Estados Unidos y parte de Asia”.

Si bien su negocio es pequeño e importa anualmente cerca de $30 millones,  para Velásquez la clave está en su comercialización, ya que es ahí donde se recupera en más de un 50% la inversión.

Para comenzar un negocio como este, Velásquez recomienda  primero documentarse  sobre las distintas especies para posteriormente saber comprar  de acuerdo con el clima  y así  evitar traumatismos con las  plantas.

“Para iniciar un negocio de  orquídeas se requiere mínimo de $25 millones para la construcción de invernaderos y sostenimiento de las mismas. Desde mi experiencia hay que trabajar con flores llamativas como los híbridos”, recomienda.

Para María Cristina Mora Holguín, vicepresidenta de la Asociación Bogotana de Orquideología, “no cabe duda que los países desarrollados nos llevan mucha ventaja, pues este negocio también se llama tecnología”.

Según Mora, en el mundo hay  más de 40 mil especies y Colombia tiene el 10% de ellas, lo cual nos ubica en el tercer país con más variedad en orquídeas.

Un negocio interesante  desde casa

Si piensa comenzar a cultivar orquídeas desde su casa, tenga en cuenta que técnicamente  necesita de una cámara de flujo laminar y un lugar perfectamente desinfectado que le proporcione un buen ambiente. Con relación a los cuidados, procureno echarles demasiada agua, tampoco regarlas con frecuencia. Recuerde que las orquídeas no viven propiamente en la tierra sino en los árboles por lo que requieren de cáscara de pino lo cual permite que la humedad se  escurra y esto evita que las raíces se pudran. Especies como la cymbidium y phalaenopsis se han convertido entre las orquídeas más apetecidas y llamativas del mercado,  especialmente para arreglos de matrimonios y reuniones familiares.

Las opiniones

María Cristina Mora

Vicepresidenta ABO

 “A los colombianos nos  gusta mucho los híbridos, y poco las especies naturales porque tienen poca comercialización en el mercado de las flores.”

Ildefonso Velásquez

Coleccionista de  orquídeas

“Se ha despertado una fiebre por las orquídeas. Las amas de casa se han convertido en las principales compradoras”.