Cartagena está blindada para recibir presidente y empresas

Reuters

Cerca de 20.000 efectivos de las Fuerzas Armadas de Colombia, apoyados por sofisticados equipos y personal del Servicio Secreto de Estados Unidos, fueron desplegados por tierra, mar y aire para proteger a los jefes de Estado que asistirán este fin de semana a la VI Cumbre de las Américas.

Policías, soldados, marinos y pilotos intensificaron el amplio dispositivo de seguridad en la ciudad histórica y en sus alrededores, a donde se darán cita el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el resto de los mandatarios de la región.

"La máxima capacidad institucional de la Fuerza Militar, de la Policía, de las agencias de investigación, de inteligencia, se ha puesto al servicio de la seguridad de la cumbre", dijo el director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo.

Cartagena será sede del evento diplomático y empresarial más importante en la historia reciente de Colombia, en momentos en que el país goza de mejores condiciones de seguridad y un auge de su economía impulsada por la minería y el petróleo.

"No hemos tenido una amenaza concreta, simplemente nos mantenemos en máxima alerta en prevención de cualquier situación", sostuvo Naranjo.

Vehículos blindados, aviones, helicópteros, fragatas, detectores de metales, robots antiexplosivos y tecnología de última generación adornan prácticamente a Cartagena, atractiva por sus playas y un importante centro turístico.

Barcos de guerra patrullan la bahía, helicópteros realizan permanentes sobrevuelos sobre la ciudad, mientras que efectivos del Ejército y de la policía mantienen retenes en los que requisan los autos y piden identificación a sus ocupantes.

Francotiradores armados con fusiles están apostados en las viejas murallas y edificios de Cartagena y militares rodean las playas. Las operaciones aéreas se restringirán durante la cumbre, al igual que las marítimas.