Construir, un propósito para 2012

Miguel Ángel Rubalcava

La construcción ha sido desde siempre uno de los motores más grandes del desarrollo del país, y de cara a 2012, las perspectivas que acompañan al sector son particularmente buenas.

La reducción del desempleo y aumento de los salarios reales, las tasas de interés estables y la posible continuidad al subsidio a la tasa de interés, contribuyen a que ese panorama positivo se consolide, y que los retos que supone la reconstrucción del país después de la ola invernal y los proyectos de las nuevas administraciones en las alcaldías colombianas sean un incentivo para que la industria exhiba su mejor capacidad y calidad.Aunque existe cierto recelo debido a la crisis en Europa, las proyecciones de los analistas especializados dicen que, en el peor de los escenarios, la economía colombiana crecería por debajo de 5% (un nivel medio-alto y muy superior al del conjunto de economías desarrolladas).Para el país llega una época de oportunidades importantes que implican una responsabilidad significativa no solo en el sector vivienda, sino sobre todo en la actividad no residencial para la cual se prevé un crecimiento de 3%, particularmente jalonado por los destinos asociados al comercio.Esto pone en el escenario también la importancia que tienen los acuerdos o tratados internacionales con otros países, y la perspectiva del TLC con Estados Unidos, para el cual el país se debe preparar con seriedad.En infraestructura, el reto es responder eficientemente a las necesidades, en especial de transporte, derivadas de estos tratados, y seguir trabajando en la calidad de los productos y servicios con base en lineamientos internacionales para responder a la creciente demanda.Movimientos inmobiliarios positivos como los vislumbrados en una ciudad como Barranquilla durante todo 2011, puerto por excelencia y uno de las zonas que se desarrollarían con más ahínco en el panorama de la firma del tratado con Estados Unidos, dejan ver las grandes oportunidades que se abren para el sector.Por supuesto, hay que tener en cuenta que los efectos del TLC empezarían a sentirse plenamente en 2013, lo que evidenciaría un aumento de la demanda de edificaciones no residenciales (hoteles, bodegas, oficinas, centros logísticos, entre otros), y la apertura del mercado estadounidense a las empresas nacionales productoras de insumos de construcción.Por ello, 2012 es una época de preparación, de construcción y de exhibición de todo el potencial que tiene la industria colombiana para responder a este reto, que supone la entrada de muchas compañías para las cuales debe haber una respuesta efectiva a sus necesidades, sobre todo en el campo de infraestructuras adecuadas para desarrollar sus actividades comerciales y de vivienda.Para cumplir con estas expectativas Colombia debe enfocarse en crecer bajo la perspectiva del desarrollo sostenible, implementando acciones de responsabilidad ambiental y social que tengan una relevancia especial en el proceso de construir un mejor país.Este año Holcim (Colombia) S.A. reafirma su compromiso con esta filosofía, y en concordancia con los 100 años que celebra el Grupo Holcim a nivel mundial, se ha planteado contribuir con nuevos espacios verdes, a través de la siembra de cientos de árboles que son un símbolo del nacimiento, crecimiento y aporte que puede tener la compañía en un país que respira progreso y construye cada día oportunidades para todos.