Correa, Chávez y Ortega, ¿se configuró el sabotaje?

Colprensa

La negativa a última hora del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, respecto a su asistencia a la VI Cumbre de las Américas, se sumó a la protesta del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien semanas antes había dicho que no acudiría a la cita continental, debido a la falta de Cuba.

A pesar de estas dos ausencias, a la que se sumó la del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, analistas se dividen en cuanto a la configuración o no del sabotaje del que se habló tras la propuesta de Correa.

Para el exvicepresidente y analista Humberto de la Calle Lombana, es claro que el referido sabotaje no se dio pues en el caso venezolano las razones de la ausencia de Chávez fueron los problemas de salud que aquejan al primer mandatario.

Incluso, Lombana dijo que en el caso venezolano se anunció la presencia de ese Estado con la representación del canciller Nicolás Maduro, quien arribó al Centro de Convenciones Julio César Turbay, pasadas las 12:15 del medio día de este sábado.

La balanza en favor del encuentro de mandatarios de América, la inclinó el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien no solamente se sumó a los 32 mandatarios que llegaron a la heroica, sino que hizo parte de la Cumbre Social, evento que clausuró, además de jugar fútbol con el mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos, el viernes en la tarde.

A pesar de esto, para el analista León Valencia, es claro que sí se configuró el sabotaje.

Al respecto dijo que este se produjo por la “actitud de tres mandatarios que estaban esperando la manera a ver cómo se debatía el tema de Cuba en la Cumbre”.

Precisamente, la negativa de Ortega, y la de Chávez, fueron explicadas por Valencia en lo dicho por la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton y, claro, por las declaraciones del mandatario estadounidense, Barack Obama, en tarde del viernes, al señalar que la ausencia de Cuba no es culpa suya (de Obama), sino de sistema político de la isla.

“Ese fue el motivo por el que no vino Nicaragua, y se sumó Chávez, quien no pasó siquiera por la cumbre”, señaló Valencia.

Por su parte, Elizabeth Ungar, directora Ejecutiva de Transparencia por Colombia, manifestó que en su concepto no se concretó el sabotaje, y añadió que quienes afirman que sí se dio éste no se presentó en las magnitudes de las que se habló tras la propuesta de Correa.

“No se configuró el sabotaje” dijo Ungar quien reconoció que “evidentemente Chávez está enfermo y es claro que tenía que viajar a Cuba”.

En cuanto al permiso que le pidió a su pueblo el viernes en la tarde fue calificado como una excusa por la analista, pero no le dio mayor trascendencia.

En el caso Ortega, dijo Ungar, “si bien es cierto lo ideal es que vengan todos los mandatarios del continente, la ausencia de Nicaragua no es demasiado significativa”.

Así mismo, el argumento en contra de la iniciativa del mandatario ecuatoriano, que ésta se vio afectada pues a la cita acudieron además de Evo Morales, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, por lo que la suma de mandatarios del Alba fue más de la esperada.

Por esto -dice- “las intenciones no resultaron con las implicaciones que se querían”.