Crecer la demanda, reto de papicultores

Al cierre del año pasado la producción de papa llegó a 2,7 millones de toneladas, cifra que se vio reducida por cuenta del invierno. Esta cantidad provino de alrededor de 128.000 hectáreas, el promedio anual.

Para 2012, según las proyecciones del Consejo Nacional de la Papa (CNP), del Ministerio de Agricultura, las áreas sembradas con este producto en el país tendrán un incremento de 8,9%, por lo que se espera alcancen más de 2,8 millones de toneladas.

Y aunque la perspectiva que muestran las cifras parece alentadora, pese a que el sector se vio afectado también con el invierno de los últimos años, el panorama para las cerca de 90.000 familias papicultoras no es fácil.

Una de las explicaciones es el hecho de que el cultivo de papa es uno de los pocos que queda disponible en clima frío, pues otros como cebada se han ido acabando por las crecientes importaciones, lo que ha incidido en un aumento en la oferta, y por consiguiente, la baja en los precios, ya que la demanda ha ido reduciéndose con el paso de los años.

A esto se suma el hecho de que no hubo heladas y el clima ha estado adecuado para este segmento en particular, indicio de que la producción sería buena este año, agravando así la situación.

Esa producción, que se estima será de unas 2,8 millones de toneladas para el año completo, será cerca de un 9% más que en 2011.

Pero más allá de eso, lo preocupante es que esa producción se quedaría en el país, afectando los precios internos por abundante oferta, debido a que no se han podido reactivar mercados naturales de exportación como Venezuela.

Según la proyección del CNP, las áreas sembradas de papa en el país llegarán en 2012 a 138.740, mientras que en 2011 fueron 128.310 hectáreas.

El dato no sólo indica que habría una recuperación en las áreas sembradas, sino que llevará al sector a los niveles de producción de 2008. Sin embargo, aún con el aumento, el renglón sigue por debajo de las cifras alcanzadas en 2006 y 2007, cuando tuvo en promedio unas 160.000 hectáreas.

La proyección en producción, de acuerdo con los estimativos del CNP, es un crecimiento de 234.050 toneladas de papa, lo que llevará de 2,6 millones de toneladas a más 2,8 millones en esta vigencia. De concretarse la perspectiva, ésta sería la producción más alta del sector en los últimos 4 años.

El rendimiento promedio, por su parte, ha crecido. Para 2012, de acuerdo a las proyecciones del Minagricultura, será de 20,7 toneladas por hectárea, semejante a 2011. En 2006 la proporción era de 17,05 toneladas por hectárea, lo que significa un avance de 3,66 toneladas.

Uno de los inconvenientes que afronta el sector son los bajos precios, de hecho, actualmente se vende a lo mismo de hace tres o cuatro años, mientras las materias primas han subido 3% ó 4% anual. El mercado en fresco maneja hoy precios entre $30.000 y $40.000 la carga de 100 kilos, y para algunos empresarios esos precios no alcanzan a cubrir los costos de producción. En el caso de la papa industrial, esta se encuentra entre $50.000 y $55.000, precio que cobija costos, pero que no deja mucha utilidad.

De cara a los TLC
En cuanto a la perspectiva del negocio frente a los Tratados de Libre Comercio, Enrique Triviño, gerente de la Federación Colombiana de Productores de Papa (Fedepapa), señaló que de cara a una apertura comercial más que inminente, el sector ha tomado cartas en el asunto y actualmente está mucho más preparado en materia de competitividad, donde la reducción de los costos de producción y el manejo eficiente de las semillas son los temas clave.

Aún así, los riesgos siguen existiendo, pues no se puede desconocer que otros países son mucho más fuertes en investigación y tecnología, lo que en el peor de los casos podría mermar el número de agricultores y la producción local.

Sea positiva o no la perspectiva de lo que le espera al cultivo, hay aspectos que son una realidad más que comprobada. Uno de ellos es el hecho de que la papa producida en Colombia es una de las mejores del mundo en cuanto a gusto y calidad, lo que le da una ventaja frente a las de otros países.

'Hay una gran incertidumbre por lo que pueda pasar con los TLC y la forma en cómo los enfrentaremos, principalmente en lo relacionado con la línea de papas industrializadas, donde creemos que puede existir un impacto grande. En lo referente a las variedades de consumo directo no hay preocupación.

Algunos consejos prácticos
Las dos primeras zonas del país en donde se cultiva la papa son Cundinamarca y Boyacá, la segunda zona es Nariño y la tercera Antioquia, específicamente el oriente del departamento. Una cuarta zona es Norte de Santander, y finalmente Caldas. Según explicó Iván Valbuena, investigador de Corpoica, para establecer un cultivo primero es necesario seleccionar el lote, el cual preferiblemente debe estar descansado, es decir, que no se haya cultivado papa, o que por lo menos tenga una rotación de 10 años en los que no se haya cultivado, esto con el fin de romper el ciclo de plagas que pueda tener ese suelo. Además, se deben realizar los respectivos estudios para dar paso a unas adecuadas prácticas de siembra.

Las opiniones

Mauricio Reina
Investigador Asociado a Fedesarrollo

'El proteccionismo al sector agropecuario lo único que puede generar es un rezago en la competitividad del país'.

Enrique Triviño
Gerente de Fedepapa

'Con un buen ambiente tenemos excelentes rendimientos, con suficientes áreas de siembra abastecemos la demanda'.