Cultivar las plantas no es cosa del otro mundo

Judith Estrada de Londoño empezó matando, literalmente, matas. Eran orquídeas que comenzó a cultivar por una recomendación de su esposo.

Muchas murieron en el intento, pero 25 años después de haber iniciado, no sólo es experta en orquídeas, sino que cuando habla de su oficio, producir y vender orquídeas, no la para nadie.

Hoy es su pasión, y pocas se le mueren por descuido. 'A este oficio hay que estar dedicado, pero tampoco es imposible de hacer', señala.

Empezó a cultivar dichas plantas por hobby, pero cuando vio que su vivero ya estaba más que grande empezó a comercializarlas. Y ahí estaba el negocio. Esta pensionada del magisterio tiene en su vivero Orquídeas La Tizona, ubicado en la vía entre Pereira y Armenia, más de 25.000 plantas en producción de 400 especies.

¿Cómo se cultivan las orquídeas?
Las condiciones básicas son agua, la luz, humedad y temperatura. Estoy a 1.580 metros sobre el nivel del mar y aquí se dan orquídeas de clima cálido y medio. Por ejemplo, el cymbidium crece bien en climas de 1.900 metros en adelante, y otra como la phalaenopsis en los calientes. Estas no las cultivo porque están en rangos extremos. Aquí se adapta muy bien la cattleya nativa e híbrida importada o no.

¿Es de cuidado?
Las plantas son seres vivos y necesitan cuidado. Hay que estar alerta si les sobra o falta agua.
Hay que estar atentos a las plagas para atacarlas con insecticidas o a los virus y bacterias. Requieren de cuidado pero no es un asunto imposible.

¿Qué es lo más difícil?
Estar atento a las plagas y enfermedades, y hay que estar renovando y moviendo constantemente las cada una de las plantas.

¿Cuántas plantas comercializa?
Unas 300 al mes, teniendo en cuenta las exposiciones en las que participo.

¿Cómo lo hace?
Aquí en el vivero para los clientes de la zona, en las exposiciones, y tengo unos clientes en Boyacá, Santander, Cundinamarca y Antioquia, y algunos despachos para Huila. Vendo desde una planta en adelante. No vendo en flor.

¿Ha aumentado la venta?
Si. Cada día resultan más clientes porque me descubren por internet o en las exposiciones, y me llaman de varias plantas.

¿Cuánto vale cada planta?
En exposición las vendo a $30.000 los híbridos.

¿Cuál ha sido la que mejor ha vendido?
Una cattleya nativa trianae, por US$500 a un extranjero. Es una rareza y una novedad, por ello lo pagan.