Cultivo de orquídeas: el pasatiempo que se convirtió en un negocio cada vez más rentable

Francisco Villegas, presidente de la Sociedad Colombiana de Orquideología, ha visto, una o dos veces, pagar por una orquídea $10 millones. Tal vez no muchos en Colombia estén dispuestos a hacer lo mismo, pero cuando de hobby o de pasión se trata, el precio para los coleccionistas y los amantes de este oficio, es lo de menos.

Siempre querrán tener la más rara, específica, única, novedosa y la de mayor potencial para reproducción (apta para híbridos), los parámetros que marcan el precio de ésta, la flor nacional, de la que en Colombia se mueve un negocio fructífero.

En efecto, según señala Villegas, de la afición y el hobby se ha pasado en los últimos años en Colombia a un nivel más comercial y a ver la orquídea en grandes superficies y almacenes de cadena compitiendo, fuertemente, con otras flores con mayor volumen de ventas.

'El carácter de afición va a permanecer toda la vida por matas diferentes y especiales, pero ya se consolidó un negocio totalmente a parte que es la planta como tal para llevarla a la casa y lucirla', agregó.

El pulso de esto lo mide el presidente de la Asociación Risaraldense de Orquideología, Gustavo Ríos, al indicar que en los últimos 10 años, sólo en Pereira, se ha pasado de un productor y comercializador, Orquídeas Eva, de propiedad de una familia de japoneses, que es hoy la principal firma del sector en Risaralda, a tener un registro, actualmente, de entre 8 y 10 comercializadores.

Ríos señala que Orquídeas Eva ha pasado de comercializar la flores de corte, en el cual eran los mejores, a producir plántulas pequeñas para exportación a Alemania y Japón.

De hecho, en el Eje Cafetero, con mayor fuerza Risaralda, y en Antioquia, se concentra la mayor producción de orquídeas en el país, entre nativas e híbridos.

En estas regiones se producen en temperaturas altas, medias y bajas, y hoy la de moda, comercialmente hablando, es la phalaenopsis.

Es, según Villegas, la más comercial que existe en la tierra por encima de cualquier otro vegetal. Es la reina entre las orquídeas comerciales y Colombia está en ese 'boom'. Es más, Villegas, señala que en los últimos años en el país se pudo multiplicar por 5 el cultivo, y su consumo puede llegar a ser de unas 30.000 o 40.000 plantas por mes.

'Existen dos tipos de orquídeas, las comerciales y las botánicas. Estas últimas son, básicamente, para coleccionistas y algunas de ellas alcanzan precios extraordinariamente altos, pero no es el mercado real', indicó Villegas.

Haciendo esta excepción, este experto habla de 5 especies que son las más comercializadas, entre ellas la phalaenopsis, de origen asiático, que alcanza precios en el mercado que van de $29.000 a $80.000, cuyo valor está sujeto al tamaño, la calidad y al sitio donde se compra. Si bien crece en temperaturas medias y cálidas, se vende muy bien en Bogotá

Las otras entre las que están cymbidium, las cattleyas, dendrobium y vanda, oscilan entre los $28.000 y los $150.000. La mayoría de éstas son muy apetecidas en el mercado por la duración de la flor.

'En la actualidad pueden haber 2 o 3 cultivadores en el área que tienen fácilmente unas 200.000 plantas en stock y eso dice mucho. En Pereira están produciendo para Homecenter, entonces el mercado está entrando en otra dinámica muy distinta', sostuvo Villegas.

En Colombia, según la Asociación Risaraldense de Orquideología, hay unas 4.000 especies nativas, y en el mundo son cerca de 30.000. Los países más ricos en orquídeas son Brasil, Colombia y Ecuador.

'Hay un tinte más comercial de la planta. Se usa más como regalo, el precio ha bajado y lo usan para matrimonios, enfermos y cumpleaños, entre otros', sostuvo Ríos.

Sin embargo, y pese a que el mercado ha crecido, algunos cultivadores coinciden en que no es fácil comercializarlas, sobre todo las nativas, porque para el consumidor colombiano siguen siendo flores costosas. Eso hace, pese a ser Colombia uno de los países más ricos en orquídeas, que el movimiento comercial no alcance la dimensión de otras naciones más consumidoras como Estados Unidos o Europa.

'En Estados Unidos en solo flores de cymbidium se venden más de US$2.000 millones al año', agregó.

Mercado local
María Cristina Durán es productora de Pereira y señala que los centros más atractivos para comercializar orquídeas están en Bogotá, Medellín y Cali. 'En las ciudades intermedias y pequeñas es muy poco, y es un mercado que está orientado a un grupo selecto de coleccionistas de orquídeas. El que tiene una se entusiasma y quiere tener otra clase, color o especie', sostuvo. Señala que de todas formas es un mercado, comparado con otro tipo de flores, que va para cierto público.

'Comercializo básicamente plantas, pero cuando no hay mucha venta saco flores, pero no es común', sostuvo.

Esta empresaria, que lleva unos 12 años en el negocio que empezó como afición, afirma que el mayor canal de comercialización lo tiene en las ferias y exposiciones que se realizan en el país cada año.

La belleza, lo que más se admira
Si bien es la belleza o forma de las flores lo que más suele admirar el común de la gente de las orquídeas, hay un factor determinante en el costo de esta planta, y es su capacidad o potencial para reproducirse, es decir, para híbridos. Esto lleva a que muchos expertos en la materia lleguen a pagar $5 millones o más por una planta, porque saben que con la reproducción pueden recuperar con creces esa inversión. También juegan en el precio la rareza y la novedad. Mientras más única sea entre las especies, siempre habrá un aficionado tentado a adquirirla y a dar lo que sea por ella. Por ello, dicen los expertos en este negocio, es difícil medir cuánto en realidad se mueve en el mercado.

La opinión

Francisco Villegas
Presidente Sociedad Colombiana de Orquideología

'El carácter de afición va a permanecer toda la vida, pero ya se consolidó un negocio totalmente aparte que es la planta como tal'.