De la adecuada nutrición bovina depende la eficiencia productiva

La competitividad del sector ganadero colombiano depende en gran medida del rendimiento y la eficiencia productiva de los animales, y estos a su vez de la nutrición que reciben. De allí la importancia de que los ganaderos implementen el uso eficiente de la alimentación de los bovinos para contribuir a impulsar negocios más rentables.

De acuerdo con un informe de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), los indicadores de la ganadería colombiana han registrado niveles bajos de productividad, tales como: natalidad del 53%, edad al sacrificio de 42 meses y una producción promedio de leche de 850 litros por vaca al año, lo que equivale a una producción nacional de 6.452 litros de leche, entre otros.

Según Luis Jaime Paz Valencia, gerente del Comité de Ganaderos del Cauca, la base de la alimentación bovina seguirán siendo las pasturas, de allí la importancia de adoptar mecanismos que permitan la mejora de los forrajes, entre los que se destacan la fertilización del suelo, rotaciones de forrajes entre 35 y 45 días y realizar siembras de bancos mixtos de forrajes, henos y ensilajes para complementar la alimentación.

Agregó que en la actividad ganadera, 'muchas veces se hace necesario incluir en la alimentación de los bovinos concentrados con alto contenido proteínico y sal mineralizada, lo que ayuda a complementar la alimentación de los animales y contribuye al objetivo de obtener mayores rendimientos'.

Por su parte, Michael Rúa, gerente de Cultura Empresarial Ganadera, afirmó que por cada cabeza de ganado se debe proporcionar a diario un mínimo de 50 kilogramos de pasto fresco que aporte al menos un total de 6 a 8 kilogramos de materia seca, pues pese a que existen otras alternativas de alimentación, el pasto sigue siendo el alimento más importante para todo tipo de rumiantes. 'El pasto debe ser cosechado todos los días en su mejor estado de calidad, se debe evitar cosechar en un estado de madurez avanzado, porque mientras más viejo el pasto menos nutre y es menos digestible. Además, se debe proporcionar como mínimo 50 gramos diarios de sal mineralizada para aumentar los rendimientos', dijo Rua.

Así mismo, explicó que es clave que los ganaderos conozcan con detalle los requerimientos de nutrientes del grupo específico de animales, porque todas las ganaderías tienen animales de diferentes edades, etapas, pesos y genética.

Extensores de forraje mejoran los resultados

De acuerdo con Cultura Empresarial Ganadera, los extensores de forraje son una buena alternativa a la hora de aportar más nutrientes a la ganadería y mejorar la productividad en carne, leche o cría. Estos se usan como fuente de fibra o sustituto del forraje en la alimentación del ganado lechero. Entre ellos están el arroz, la cascarilla de soya y el maní, entre otros. Estos alimentos alternativos reducen la carga metabólica producida por los carbohidratos en el rumiante, sobre todo para raciones a base de grano; mejoran la digestión de la fibra, y el nivel de grasa en la leche. 'El ganado, al igual que otras especies, necesitan una dieta que incluya proteína, energía, vitaminas, minerales y agua', concluyó Michael Rúa, gerente de la entidad.

La opinión

Michael Rúa

Gerente de Cultura Empresarial Ganadera

'Un animal rendidor es aquel que aprovecha y convierte mejor lo que come en carne, leche y crías. Mientras mejor alimentados estén mayor será su rendimiento'.