Delegaciones extranjeras dejarán más de US$35 millones en Cartagena

María Paula Albán - malban@larepublica.com.co

Realizar la Cumbre de las Américas en Cartagena no es solamente un buen negocio para que Colombia se posicione como destino de inversión mundial y como un punto ideal para el turismo regional, sino que se convierte a su vez, en una enorme y rentable oportunidad para Cartagena por los más de 8.000 visitantes de alto nivel que se prevé estén en La Heroica durante esta semana.

De acuerdo con datos de la Gerencia de Turismo Corporativo de Proexport, aunque el promedio de gasto del visitante en un destino turístico depende de su nacionalidad, donde los europeos y estadounidenses son quienes más dejan en las ciudades que visitan, se proyecta que en promedio, cada visitante de turismo corporativo deja en la ciudad US$3.500 por una estadía de cuatro días. Así las cosas, Cartagena recibiría más de US$35 millones durante la semana, teniendo en cuenta que dependiendo de la agenda, los visitantes varían la cantidad de días que están en la ciudad.

Según la Cancillería de la República, además de las 8.000 personas que se espera hagan parte de la Cumbre, habrá 400 oficiales de migración que estarán encargados de agilizar el ingreso de los visitantes, la Policía desplazó varios de sus miembros y durante la semana habrá 7.680 personas vigilando las calles de Cartagena de Indias, así como 1.300 periodistas que cubrirán la Cumbre para el mundo, por lo que la cantidad que se queda en Cartagena podría aumentar.

Los expertos estiman que gran parte de este dinero irá para el sector hotelero, en el que desde ya se habla de una ocupación de 100% en la gran mayoría de complejos de la ciudad. Los hoteles han aprovechado el evento regional y actualmente las tarifas por noche en una habitación cinco estrellas no se encuentra por debajo de los $650.000 y la gran mayoría ya no tiene disponibilidad para recibir más huéspedes, no solamente por la cantidad de gente que llegará sino porque varias delegaciones de jefes de estado, por razones de seguridad, prefirieron reservar cientos de habitaciones en los complejos.

Así mismo, los restaurantes de la ciudad han dispuesto de más empleados para dar abasto con la cantidad de turistas que estarán en la capital de Bolívar y aunque la Policía ha prohibido la circulación de los vendedores ambulantes, muchos buscarán la manera de aprovechar el momento y realizar sus ventas de manera clandestina.

Las tiendas de diseñadores en la ciudad amurallada serán otras de las grandes beneficiadas con la llegada de los visitantes de alto nivel, así como las boutiques de los hoteles en los que se hospedarán y donde se realizarán los diferentes foros y encuentros. Además, la Alcaldía de Cartagena ha dispuesto de varias zonas en la ciudad donde vendedores de piezas típicas colombianas y de la costa ya están instalados en carpas, y quienes esperan disparar sus ventas sobre todo durante el fin de semana.

Las Islas del Rosario serán uno de los atractivos que también disfrutarán los asistentes, por lo que se prevé un importante flujo de pasajeros hacia este destino y para lo cual ya hay preparadas y autorizadas varias embarcaciones que permitirán realizar los viajes.

¿Se compensa el negocio?
Aunque nadie niega que el hecho de que Cartagena sea la sede de la Cumbre de las Américas sea positivo para el país en materia económica, lo cierto es que las importantes inversiones que realizó el Gobierno Nacional para preparar la ciudad para la llegada de los visitantes sobrepasaron los US$500 millones, una cifra muy superior a los US$35 millones que se quedarían en La Heroica.

Fuentes cercanas a la Cancillería aseguran que se desplazaron todos los vehículos blindados disponibles en las ciudades intermedias de Colombia hacia Cartagena, pues el esquema de seguridad diseñado para los 33 jefes de estado que harán parte de la Cumbre consta de una caravana de 13 vehículos cada una, con sistema de seguimiento satelital, que velará por su seguridad.

Alto gasto en seguridad y mejoras
La Alcaldía de Cartagena instaló más de 300 cámaras de video y 36 detectores radioactivos para velar por el buen desarrollo de la Cumbre, a lo que se suman seis robots antiexplosivos y 20 patrullas inteligentes que estarán listas ante cualquier emergencia en los recintos. Por otra parte, se realizó todo un plan de limpieza en las calles y las plazas de la ciudad, así como necesarias mejoras en las vías, andenes y espacios públicos, lo que requirió de otras millonarias inversiones en infraestructura. Lo cierto es que los más de 8.000 visitantes que estarán en Cartagena se llevarán una buena impresión de la ciudad y la inversión para el evento beneficiará a largo plazo a los habitantes.