‘El ICA y el Invima todavía no dan la talla para poder exportar’, según el Presidente de Fenavi

Margarita Matías

Que con la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos el sector avicultor todavía no pueda exportar no es un problema de las empresas. Así lo cree el presidente de Fenavi, Andrés Fernando Moncada, quien señaló que las deficiencias del ICA y el Invima son el principal obstáculo para llevar pollo a los mercados externos.

En entrevista con LR, el dirigente gremial aseguró además que ese no es el único problema que enfrentan de cara a la apertura, pues a pesar de que en las granjas se ha hecho la tarea en materia de tecnificación, todavía la industria no es lo suficientemente competitiva, principalmente por problemas de infraestructura vial, que encarecen el producto final.

¿Cómo se ve el panorama de la avicultura frente a la apertura?
Lo primero es dejar en claro cuál es realmente el miedo y la amenaza que hay. Cuando le abrimos el mercado a Estados Unidos hay que decir que nos estamos enfrentando al mayor productor de pollo del mundo, y que además tiene una característica especial, porque el consumidor americano prefiere, culturalmente, comer pechuga y alas.

Cuando ellos venden esas partes prácticamente recuperan todo el costo de producción y comercialización, y por eso el resto tratan de venderlo de la manera más rápida y al precio que sea, y ahí entran los cuartos traseros, que están compuestos por pierna, pernil y rabadilla. Y entonces cuando se dice que los van a vender a precios bajos para librar inventarios, es evidente que hay una amenaza muy seria.

¿Qué tan real es esa amenaza?
En Estados Unidos este producto tiene un precio de referencia de US$1,10, aunque el valor real de negociación está en US$0,80. Con los costos de logística y de integración se puede poner en puerto colombiano a canal mayorista a US$1,50, eso es pollo de $3.000 kilo. En Colombia un cuarto trasero en canal mayorista, y eso que los precios están bajos y las avícolas están perdiendo plata, está a $4.500. La diferencia es muy grande, y esa es la preocupación.

¿Entonces cuál es la estrategia para no desaparecer?
El sector ha hecho una muy buena tarea. Cuando se observa la avicultura se habla de un sector formalizado, que paga sus impuestos y que contrata con todos los parafiscales. Pero además, ha hecho inversiones e incorporado tecnología, y hoy la eficiencia y rendimientos de una granja se pueden comparar con los mejores productores de Brasil, Argentina y Estados Unidos.

¿Qué se hará para enfrentar esa desventaja?
El mercado colombiano es cerrado y no exporta ningún producto de la avicultura porque la autoridad sanitaria es muy débil, lo que no permite que tengamos la admisibilidad en otros países. Por eso le pedimos al Gobierno desarrollar unas políticas que permitan fortalecer las instituciones sanitarias para en un futuro cercano empezar a exportar.

Tenemos posibilidades en Estados Unidos, Corea, China y otros países del norte de África.
Es por eso que necesitamos un ICA y un Invima fuertes para cumplir con los requisitos en materia de salud animal e inocuidad de las plantas de procesamiento.

¿Va por buen camino la transformación del ICA y el Invima?
Las entidades sanitarias hoy no dan la talla para lo que el sector agropecuario necesita, y la avicultura no es la excepción. Hoy el ICA y el Invima tienen muchas debilidades, y ni siquiera las plantas de personal llenas.

Por ejemplo, el ICA tiene una planta de personal aprobada de 1.500 funcionarios, pero tiene 320 vacantes que no las puede llenar porque el Ministerio de Hacienda no le asigna los recursos para la contratación, entonces ni siquiera tenemos la gente. Y a eso hay que sumarle la capacidad científica y profesional, la infraestructura en laboratorios y la capacidad de hacer cumplir las leyes.

La exportación no depende únicamente de la empresa, porque ella se encarga de hacer un trabajo comercial, pero por el otro lado necesitamos obtener la admisibilidad, porque la compañía puede cumplir todos los estándares, pero cuando los inspectores vengan a verificar y vean que no hay una institución oficial que haga una adecuada vigilancia, ahí es donde tenemos problemas.

Venezuela y EE.UU. están en la mira
Según el presidente de Fenavi, Andrés Fernando Moncada, mientras que no se mejoren las instituciones encargadas de la sanidad en el país, es difícil llegar a mercados en los que hay posibilidad de crecer. 'Hay un mercado que le digo a las empresas que no lo metan en sus presupuestos, pero que indudablemente está, y es el venezolano. El día que volvamos a restablecer ese nicho, que es deficitario en alimentos y que viene incrementando su consumo, se mejorará el panorama. Y después queremos llegar a Estados Unidos para venderle a la colonia colombiana un producto de valor agregado. Además, hay países en el norte de África y Oriente Medio que tiene precios atractivos donde podemos competir', dijo.

La opinión

Jorge Enrique Robledo
Senador

'El ICA no ha hecho completamente la modernización que requiere, pero por más que la haga, el acceso de los productos está en manos de Estados Unidos'.