Empresas destacadas en modelos innovadores

Existen empresas del sector agroindustrial que han demostrado alta capacidad para crear modelos innovadores de gestión sobre responsabilidad social, que afirman la importancia que existe en esta materia.

Entre ellas está Syngenta, que se ha enfocado en la promoción y fomento de una cultura responsable en torno al uso y manejo de los productos para la protección de cultivos, con el fin de que estos cumplan con su razón de ser, contribuyendo de esta manera con el desarrollo agrícola sostenible preservando el medio ambiente y la salud humana.

Para Guillermo Carvajal, gerente de Sostenibilidad para Latinoamérica Norte de Syngenta, la responsabilidad social en la agricultura es fundamental desarrollarla sobre temas tan básicos como la educación, mayor implementación de tecnología en el campo.

“Las empresas que hacemos parte o no de la agricultura tenemos una amplia tarea porque de alguna manera, es del campo donde salen los alimentos para el consumo diario de la población. No podemos esperar que tengamos los alimentos pero a los agricultores en condiciones precarias. Tenemos que buscar siempre cómo mejorar la productividad pero también la calidad de vida de las personas del campo”, agregó.

Dentro de los programas más destacados de la empresa está Ecoaguas, una iniciativa de conservación y manejo adecuado de cuencas naturales en el Valle del Cauca. “Nace en el año 95 después de que el país vivió una época de sequía. La empresa emprende este programa de la mano de los ingenios azucareros y asociaciones de usuarios de los ríos y estamos trabajando en la conservación de cinco cuencas naturales que son afluentes del río Cauca, llevamos sembrados 850.000 árboles que a su vez generan mejores condiciones a 530 familias”, explicó.

Forman parte activa de la reconstrucción de El Salado donde sirven de guía de los proyectos productivos de la región. “Hemos iniciado con un grupo de 35 agricultores donde les estamos enseñando a cómo aumentar su productividad pero a partir de utilizar mejores prácticas tradicionales lo que implica utilizar semillas certificada, un paquete tecnológico adecuado y mejores modelos agrícolas”, añadió.

Así mismo, manejan un programa llamado “conservando la tierrita” enfocado en el desarrollo de cultivos en el eje papero de Boyacá y Cundinamarca donde enseñan a los agricultores a cómo producir mayor cantidad, a reducir aspectos importantes en la pérdida de suelo y a disminuir los niveles de consumo de agua.

“Con el Programa Ecoaguas, venimos trabajando de la mano con el Banco Interamericano de Desarrollo para exportar el programa del Valle del Cauca a otras regiones del país, ya el año pasado empezamos el trabajo con el sector bananero en Urabá, también en Bolivar, Boyacá y Cundinamarca, con unas escuelas rurales que estaban muy interesadas en desarrollar este esquema, el programa ya ha migrado estamos en este momento en unas negociaciones finales en Ecuador para exportarlo de la mano de un ingenio azucarero del país vecino y va por buen camino, para nosotros la meta no es la cantidad de árboles sino de cómo podemos generar otro tipo de impacto en las comunidades donde trabajamos”.

Por otro lado, Alpina ha logrado importantes beneficios económicos,sociales y ambientales.

Con una campaña donde participan madres de familia y sus hijos, la empresa busca la siembra de 15.000 árboles. “Esta campaña busca que las marcas y los productos de Alpina apoyen la estrategia de sostenibilidad de nuestra organización, teniendo en cuenta su contacto directo con el consumidor y su capacidad de movilizarlo en iniciativas que contribuyan a generar prosperidad colectiva”, señaló Carlos Fernando Romero, Director Nacional de Mercadeo de Alpina Colombia.

Con el desafío denominado “Medio Ambiente”, la empresa destaca su compromiso con seguir nutriendo a los consumidores del país, respetando el equilibrio y el ciclo de los recursos naturales del planeta.

Iniciativas como la de Alpinito son una muestra del trabajo de Alpina en el desafío de proteger el medio ambiente y en su búsqueda por generar prosperidad colectiva en los lugares donde está presente.

Otros proyectos de responsabilidad social

Bajo el modelo de “negocio inclusivo, Bayer mejora la calidad de vida de aproximadamente 60 personas del barrio Primero de Mayo en Soledad (Atlantico), donde también opera la planta de producción, una zona que alberga más de 500.000 personas que viven en difíciles condiciones económicas. Además, más de 10.300 niños de toda Colombia pintaron durante el 2011 sobre cómo proteger la vida en los bosques y participaron en este concurso mundial organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Pnuma y patrocinado por Bayer. Desde 1990 y hasta el año 2011, más de 3 millones de niños en todo el mundo han participado en este concurso.

La opinión

Guillermo Carvajal
Gerente de Sostenibilidad para Latinoamérica Norte de Syngenta

“La responsabilidad social en la agricultura es fundamental desarrollarla sobre temas tan básicos como la educación y mayor tecnología en el campo.