En el top ten de los cafés sostenibles

La finca de Luis Aníbal Ramírez no es la misma de antes. De sus cuatro hectáreas salió la muestra que ubicó a su grupo, 30 pequeños cultivadores de la zona La Quiebra en el alto occidente de Supía (Caldas), como el tercer mejor café Rainforest Alliance del planeta. En palabras cortas, está en el top ten mundial de los cafés sostenibles y especiales.

Pero competir en tierras lejanas y sobresalir en el concurso mundial de catación que realiza el sello Rainforest, entre 90 muestras de 9 países, no es para este raizal cultivador una cosa del otro mundo. Su fórmula es tan sencilla como él mismo: dedicación y escuchar consejos. La primera la pone él y la segunda la aprovechó de las asesorías del Comité de Cafeteros de Caldas, que con Nespresso (Nestlé), Usaid y otras entidades, logró certificar en 2011, bajo este sello, cerca de 700 fincas para completar en Caldas 1.046. En este programa se invirtieron unos $1.500 millones.

'Para sacar calidad desde el almácigo y la siembra debe estar siempre bien levantadito. No faltarle el abonito, la limpia y un buen beneficio', dice con una sonrisa que marca su rostro de piel morena y tostada por los años de una vida dedicada al campo.

Su finca se llama El Alambrado, ubicada en la vereda Alto Obispo a la que para llegar hay que remontar una trocha, en la que ha quedado la vía por el invierno.

'Se vuelve muy difícil sacar el café. Hay un hueco cada cuadra y nadie le pone mano', señala Jesús Indubián Pérez, vecino de Luis Aníbal y otro de los cafeteros que hacen parte del grupo de Supía.

Pero ni las vías malas, ni la baja en la producción les ha hecho tirar la toalla. Al grupo se une Herney Valencia y Claudia Nancy León, otros cafeteros de La Quiebra, que como los demás, empezaron un proceso hace cuatro años que combina calidad en taza (tienen el certificado Nespresso AAA) y una producción en armonía con los recursos naturales y aspectos sociales.

Esto los obligó a cambiar viejas prácticas de manejos en la producción para cosechar un excelente café en taza sin contaminar el ambiente, bajo estándares de protección de la salud y garantizando sostenibilidad social, como pagar salarios justos y no emplear menores de edad. Tuvieron que mejorar el proceso de beneficio, llevar registros, aprender a reciclar, manejar las aguas residuales y preservar los bosques, entre otros.

Pero los frutos llegaron. El grano del Grupo La Quiebra, casi todo en ladera, en un café especial por el que recibe un sobre precio de $50.000, sobre el valor de la carga de 125 kilos.

Claves para producir granos de calidad
Producir café de calidad y amigable con el medio ambiente tiene su proceso. No son labores imposibles de realizar, pero sí requiere de disciplina, dedicación y manejo por parte del cultivador. El extensionista del programa de Cafés Especiales Nespresso AAA, Diego Henao, resume las claves en 7 pasos: producir con voluntad y amor por la caficultura; manejo adecuado del beneficio para conservar los perfiles en taza; buen manejo ambiental de aguas residuales e industriales; reciclar; buen manejo de productos químicos; responsabilidad social, y manejar registros. 'Veníamos mal enseñados a no mirar la calidad y otras cosas como la conservación de la fauna y flora. Eso no lo han hecho ver', dice la cafetera, Claudia Nancy León.

La opinión

Angélica María Arroyave
Catadora Cooperativa Alto Occidente

'El café de la quiebra tiene un perfil vinoso y notas cítricas. Es dulce y tiene cuerpo y acidez balanceados. aquí se ve el trabajo del caficultor'.

TEMAS


Café