‘Esta ganadería conserva una raza y una cultura’

Con 27 años de experiencia en la ganadería de Lidia, Carlos Barbero no solo se ha consolidado en el sector como uno de los empresarios más destacados del país, sino que además hoy es uno de los promotores de la formalización de este segmento, al impulsar la creación de la Cámara de Lidia en Fedegán, de la que hoy es su presidente.

Según este empresario, las críticas que han surgido en los últimos meses de parte del Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, en relación a la fiesta brava, motivó la unión de los ganaderos del país, quienes hasta hace un par de semanas no tenían un organismo que trabajara para mostrar la otra cara de la moneda del sector.

Para Barbero, hay aspectos que se tienen que considerar a la hora de tomar una decisión en este campo, como lo son la generación de empleo y la conservación de la cultura.

¿En qué se diferencia la ganadería de lidia de otras?
En que estos animales están hechos exclusivamente para las corridas de toros. Si mañana se acaba la fiesta brava, esa especie desaparecerá. Así como la vaca holstein es perfecta para la leche, y el angus y cebú para carne, el de lidia es solo para corridas.

Más que un negocio, este segmento se caracteriza por ser una pasión…
Este es un tema muy cultural que fue heredado desde la colonia, y que ha ido evolucionando a través de la herencia de pintores y escritores. Pero que también tiene un peso importante en materia de generación de empleo y tributos al Estado.

¿Qué tanta mano de obra se genera en este negocio?
En promedio en una finca se generan 14 empleos, pero hay que tener en cuenta que no son solo las personas, sino 14 familias, pues viven en las mismos sitios donde trabajan. Estos trabajos no solo tienen relación con los animales, sino también con todo el manejo de la finca, en donde también se siembra maíz para la alimentación de los toros.

¿Qué cuidados requieren los toros?
Como el animal vive libre lo único que necesita son vacunas, control de pulgas y buena alimentación. Esa es una de las diferencias de los toros de lidia, pues no tienen que vivir confiscados.

¿Tienen una mejor calidad de vida?
Los otros bovinos no tienen la posibilidad de vivir, porque al final terminan en un matadero. Los toros de lidia, por su parte, tienen la opción de pelear por su vida, y si son indultados, se quedan como sementales.