“Este clima es perfecto para el sauvignon blanc”

Tener reconocimientos internacionales por la calidad del vino que producen es quizá un mérito que las empresas chilenas, francesas o argentinas dan por sentado. Pero que en los últimos años algunos galardones importantes hayan quedado en manos del vino Marqués de Villa de Leyva, que se produce en dicho municipio en Boyacá, es un logro mucho más grande.

Y es que más allá de la forma en como se siembren las plantas, el cuidado que se tenga y la calidad de las cepas, conseguir un vino de calidad en un país tropical como Colombia es algo que para los expertos puede ser, prácticamente, imposible. Según Mauricio Camacho, enólogo del Marqués de Villa de Leyva, esta zona del país ofrece las mejores condiciones para producir un vino de calidad.

¿Cómo inició el cultivo?
El fundador Pablo Toro quiso volver su pasión por los vinos en negocio, y ahí empezó a buscar una zona propicia para ese cultivo. Y ahí fue cuando identificó a Villa de Leyva, donde empezó con cepas importadas de Francia y California. De hecho, desde un principio trabajó con sauvignon blanc, cabernet y chardonnay.

¿Qué características tiene esta zona?
La vid es una planta de estación que requiere una alta luminosidad, y ahí Villa de Leyva tiene ventajas, pues además cuenta con incidencia de vientos del norte que desplazan las nubes. Además, la altitud de 2.100 metros sobre el nivel del mar favorece.

¿Hay que hacerle un tratamiento a la tierra?
Ni a los suelos ni a la planta hay que hacerles nada. A veces se cree que porque estamos en un país tropical debemos similar las estaciones, pero la planta entiende que cuando se quita el racimo es hora de entrar en un "otoño".

¿Cómo está la comercialización actualmente?
Anualmente estamos produciendo unas 25.000 botellas, las cuales son vendidas en Villa de Leyva, en la misma bodega de la empresa y en los Éxito y algunos restaurantes de Bogotá.

¿Han pensado en las exportaciones?
Inicialmente queremos potenciar las ventas en Boyacá y Cundinamarca, para luego pensar en comercializar en Antioquia y la Costa Atlántica. Pero también queremos llegar al mercado internacional en unos cuatro años, en especial a esos países que son grandes consumidores pero que no producen vino.

¿Cómo llegar a otros países con una competencia fuerte con Chile?
Producir vinos en un país tropical sería precisamente nuestro atractivo, pues los amantes de estas bebidas siempre están buscando nuevas variedades.