Exportaciones ¿Dónde estuvo el auge de 2011?

Hace unas semanas, el Dane reveló que las exportaciones totales del país habían sumado US$56.950 millones en 2011. Así, éstas crecieron un 43% en el último año. Curiosamente, esta cifra de 2011 supera la meta que se había trazado la Administración Santos para todo el cuatrienio 2010-2014 (US$52.600 millones).

Ahora bien, la relación exportaciones de bienes/PIB tan sólo ha logrado elevarse a niveles del 18% al finalizar el 2011, similares a los de principios de los años noventa, aunque representan una leve ganancia frente a los niveles de 14%-15% del período 2003-2010.

Anif ha venido argumentando que este auge exportador responde principalmente a un boom de exportaciones de commodities, y no a un crecimiento importante de las exportaciones de productos industriales e intensivos en mano de obra. Por ello, y con cifras al corte de diciembre de 2011, hemos procedido a evaluar esta hipótesis y a corroborar si el auge mencionado ha servido o no para diversificar nuestra canasta exportadora no tradicional.

Las cifras del Dane señalan que este auge exportador, efectivamente, obedeció al gran dinamismo de las exportaciones tradicionales. En 2011, éstas llegaron a US$39.790 millones, al incrementarse casi en un 60% (en US$14.440 millones). Esto fue consecuencia principalmente de un alza del 70% en las exportaciones de petróleo, gracias al mayor volumen exportado (+24%) y los mayores precios internacionales (+20% a casi US$100/barril en promedio). Así, las exportaciones tradicionales representaron el 70% de las exportaciones totales del país en 2011 y continuaron dejando atrás el 50% que ostentaban hace unos años.

Por su parte, las exportaciones no tradicionales del país, si bien también repuntaron en 2011, incidieron relativamente poco en el auge exportador del país de 2011. Éstas tan sólo se incrementaron en un 20% (en US$2.700 millones), con lo cual bordearon US$17.170 millones al cierre del año. Esto evidencia que el repunte de las exportaciones no tradicionales tan sólo le sirvió al país para retomar parte de los US$18.000 millones que había exportado en 2008. Así, las exportaciones no tradicionales han venido perdiendo participación dentro del total de exportaciones, al finalizar en 30% del total en 2011.

Frente a esto, Anif ha venido señalando que la situación de nuestro aparato exportador no tradicional no fue nada fácil en 2011. Los exportadores del país se enfrentaron a diversos factores como: i) una revaluación del 6%-8% anual (pre-turbulencia internacional); ii) unos altos sobrecostos de transporte (16%-18%) por cuenta de la deteriorada infraestructura; y iii) una mayor competencia internacional, debido a las rebajas arancelarias unilaterales realizadas por el gobierno.

En síntesis, el auge exportador de 2011 respondió principalmente a un boom de las exportaciones de commodities, más no a uno de exportaciones de productos industriales e intensivos en mano de obra. Así, la composición tradicionales-no tradicionales se ubicó en un 70-30% en 2011. Ojalá esto sirva de alarma para que el gobierno promueva con mucha más fuerza la competitividad de nuestro aparato exportador. De lo contrario, el actual proceso de desindustrialización podría acelerarse aún más y la apertura comercial que se vislumbra con la entrada en vigor de los TLCs de Estados Unidos y zona Euro podría darse en un sólo sentido.

No hubo mayores cambios en canasta exportadora
En 2011, la canasta de productos exportados siguió siendo casi la misma de 2010. Ésta estuvo compuesta principalmente por: i) metales, un 21% del total exportado; ii) productos químicos, un 18%; iii) productos agropecuarios, un 13%; iv) alimentos y bebidas, un 13%. Así, productos como confecciones y textiles dejaron de ser representativos como lo habían sido en 2008.

TEMAS


Comercio - Exportaciones