‘Factores climáticos inciden en la baja producción’

Con una perspectiva más que favorable para el futuro, la palmicultura se proyecta como uno de los principales segmentos de Colombia, no solo porque el país cuenta con las condiciones idóneas para su producción, sino porque además el desarrollo de la industria se ha fortalecido.

El crecimiento acelerado de la población mundial, que implica una mayor demanda de alimentos, ha incidido en el desarrollo de este sector. De hecho, actualmente el país es el cuarto productor, y solo está detrás de Indonesia, Malasia y Tailandia.

Aún así, condiciones como la falta de infraestructura, especialmente de transporte, le restan competitividad al producto, impidiendo que por el momento Colombia gane una mayor participación en las exportaciones, que hoy representan el 19% de la producción.

No obstante, las dificultades de movilización no impiden que las proyecciones en esta materia sean ambiciosas.

En entrevista con Agronegocios, el presidente de la Federación de Productores de Palma de Aceite (Fedepalma), Jens Mesa, señaló que actualmente la demanda interna está completamente satisfecha, de ahí que el crecimiento que se tenga en el mediano plazo se enfocará en su totalidad en el mercado internacional.

Y es precisamente ese potencial el que ha incidido en que los agricultores, que en algún momento han tenido dificultades en otros cultivos, piensen en la palmicultura como una opción rentable.

¿Cuál es la situación actual del sector?
El sector de la palma en Colombia sigue siendo el centro de atención de muchos agricultores que desafortunadamente han estado viendo dificultades en las actividades que tradicionalmente han desarrollado, bien sea en ganadería o cultivos, y ven que la palma es atractiva.

El área sembrada en la última década ha crecido a una tasa de alrededor del 10% promedio anual. Sin embargo, en los últimos años ha tenido algún descenso frente a ese promedio. Los estimativos y comportamientos mensuales que se vienen dando en 2012 nos hacen prever que las expectativas no se van a cumplir, y la producción estará ligeramente por encima de la de 2011.

Razones, sin duda la problemática sanitaria. Pero lo que uno observa es que quizá el tema climático, que afecta mas a otras actividades, pudiera estar explicando esto.

¿Es decir que la ola invernal estaría afectando los rendimientos?
Me atrevería a de decir que hay algo en el clima que no entendemos todavía muy bien. Realmente el comportamiento se nos esta dando de manera muy errática.

¿Esto es solo de Colombia o también se ha visto en otros países?
En otros países también se ha notado un comportamiento en la producción que no ha sido el esperado.

¿El fenómeno de ´El Niño´ ayudará a mejorar la situación?
Climas calientes no quiere decir ausentes de agua. Hay trópico húmedo y trópico seco, y la palma es un cultivo del húmedo. En Colombia mucha siembra se ha dado en territorios que no tienen un buen régimen de lluvias y requieren un buen suministro de agua a través del riego. Pero hay también los que han sembrado en zonas donde les falta el agua pero que tampoco han hecho las inversiones correspondiente, y eso castiga la productividad. La palma inmediatamente refleja la falta de agua en un déficit en la producción.

¿Los palmicultores están comprometidos con esa adecuación?
Este es un sector que en la última década se triplicó de tamaño. En parte, por el crecimiento de los palmicultores de tradición, pero también por la incursión de nuevos empresarios, nuevos productores y nuevos campesinos.

Lo que hemos estado observando es que tenemos una dispersión muy marcada en la adopción de tecnología entre productores. Tenemos algunos que han hecho una muy buena adopción de tecnología con resultados extraordinarios, incluso, como los mejores a nivel mundial, con 30 a 35 toneladas por hectárea y más. Pero igualmente, hay productores con muy baja adopción o muy regular desempeño. Estamos halando de 10 toneladas de fruta o menos.

¿Qué se viene haciendo para superar esa brecha?
Desde el gremio venimos trabajando e impulsando un programa para cerrar brechas de productividad, con el fin de ayudarle a todos los que tienen baja adopción de tecnología, para que la mejoren y eleven su productividad.

Si uno no hace las cosas bien no puede esperar buenos resultados. Y no hacer las cosas bien es la sumatoria de muchos temas como no saber escoger dónde se va a sembrar, el material y el momento adecuado para fertilizar.

¿La demanda hace que exista un gran potencial?
De la palma se producen dos aceites, el de palma y el de palmiste. Son aceites muy versátiles que tienen tantos usos comestibles como usos no comestibles. Al punto que muchos decimos que con los aceites de palma se puede producir todo lo que resulta del petróleo. Sin ninguna duda hay futuro en la medida en que el mundo esté buscando productos verdes y renovables, y la palma cabe ahí perfectamente por su impacto favorable en el medio ambiente.

Colombia, al ser un país tropical y al tener todavía mucho espacio, tiene la oportunidad de intensificar el uso de las tierras, sustituyendo las destinadas a ganadería extensiva en una agricultura más intensiva como la palma.

Las exportaciones están en la mira del sector
Según Jens Mesa, presidente de Fedepalma, en algún momento Colombia alcanzó a exportar 50% de la producción, sin embargo, con el desarrollo del biodiesel se incrementó la absorción nacional, y lo que se destinaba al exterior se redujo a un 15%. 'En este momento estamos hablando de que cerca del 80 % se coloca localmente y el 20% se exporta. Pero la proporción de exportación va ir aumentando en los próximos años', dijo el directivo. El dirigente gremial explicó que actualmente existen problemas de infraestructura que no son de ahora, 'y lo que sorprende es que se miran regiones que han tenido dinero, pero ha primado la corrupción', dijo.

Las opiniones

Carlos Murgas
Ex minagricultura y dueño de Hacienda Las Flores

'Nuestro objetivo para el 2012 es continuar siendo líderes en el sector palmicultor de colombia de la mano de las comunidades que están vinculadas'.

Juan Camilo Restrepo
Ministro de Agricultura

'La industria de los biocombustibles, que se hacen a base de caña y palma de aceite, no ponen en riesgo la seguridad alimentaria del país'.