Feromonas sexuales para el campo controlan el desarrollo del picudo en el Valle

Considerada la plaga más limitante y devastadora a nivel mundial, el cosmopolites sordidus o picudo negro, ha venido presentado grandes afectaciones en diferentes tipos de cultivo del país, entre los que se encuentran la palma de aceite, plátano, algodón y banano, entre otros.

De acuerdo con estudios realizados por el Instituto Colombiano Agropecuario, Ica, a través de la red de monitoreo en Colombia el picudo se registra como una plaga endémica en las regiones productoras de la Costa Atlántica, y en los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Huila, Valle del Cauca y Cauca.

Según Víctor Rivera, ingeniero agrónomo e investigador, el control de la plaga del picudo se ha basado, principalmente, en el uso intensivo de insecticidas, lo que causa efectos negativos como inducción de resistencia, emergencias por la aparición de plagas secundarias y reducción de las poblaciones de insectos benéficos, así como problemas ambientales y de salud humana.

Sin embargo, Rivera explicó que en el mercado han venido incursionando nuevos sistemas de control biológico, tanto para contrarrestar las plagas existentes, como también para prevenir el picudo.

Tal es el caso del uso de feromonas sexuales como método biológico de reducción de la población de picudo, un método efectivo que está teniendo gran acogida entre los agricultores del norte del Valle. 'En la actualidad los agricultores le están dando gran relevancia al fortalecimiento de su producción agrícola, mediante sistemas de producción que eliminan los factores negativos que limitan la plaga, por ello están probando mecanismos más limpios para los suelos como las feromonas', expresó Rivera.

Y es que la utilización de feromonas sexuales en las actividades del campo han permitido el monitoreo de plagas y su control a tiempo, lo que ha ayudado a evitar pérdidas en el rendimiento de los cultivos, pero además de ello, ha generado ahorro de costos entre los agricultores, que anteriormente invertían cantidades de dinero significativas en la compra de insecticidas.

Por otro lado, muchos de los agricultores en el país optan por un sistema integrado de control de plagas que combina el uso de feromonas, insecticidas y sistemas etológicos.
Las trampas con feromonas actúan entonces como mecanismo de captura y retención física de los insectos y plagas. Las más utilizadas para el control de plagas son las feromonas sexuales y las de agregación, que son cebadas en las trampas con una proporción recomendada de 10 miligramos de concentración.

Para José Olmes Triviño, ingeniero industrial y asesor agrícola, la mayor ventaja del uso de las feromona sobre los insecticidas convencionales, es que las feromonas son sustancias no tóxicas, por tanto no afectan el medio ambiente. Su empleo requiere de bajas concentraciones y no afectan a los insectos benéficos para los cultivos.
En el norte del Valle del Cauca (Toro, Argelia, El Dobio y El Cairo), este experto comercializa una feromona denominada Cosmolure que es importada de Costa Rica. Esta es utilizada para el control del picudo, sobre todo en cultivos de plátano, banano y caña de azúcar, y según Olmes Triviño, tiene gran demanda entre los agricultores. En el mercado el precio de la feromona Cosmolure es de $12.000 el sobre, afirmó.

Agregó que sin duda con el uso de feromonas, al ser un instrumento biológico, se está logrando un equilibrio importante entre el ser humano y el medio ambiente, pues el uso de insecticidas afecta la salud humana. Por su parte, Rivera explicó que es recomendable el uso de un sobre por hectárea para garantizar mayor efectividad en el producto.

Eficiencia en sistemas de trampeo
Está claro que los sistemas de trampeo para plagas de insectos que se dan en diferente cultivos, se han convertido en una herramienta útil a la hora de hacer prevención y control a tiempo. Expertos en el manejo de plagas en el país coinciden en que la eficiencia de un sistema de trampeo depende del uso estratégico que se le de, pues es importante que se distribuya en todas las hectáreas para garantizar la atracción de los insectos y, por supuesto, que no permita su escape. La clave con los sistemas de trampeo es la utilización de atrayentes que tengan larga durabilidad y estabilidad bajo condiciones naturales.

Las opiniones

Raúl Rivera
Ingeniero agrónomo

'En el mercado han venido incursionando nuevos sistemas de control de plagas biológicos que son efectivos. ese el caso de las feromonas.

Andrés Campo
Cañicultor del Valle del Cauca

'La ventaja de atacAR plagas con feromonas es que no impacta de manera negativa el medio ambiente, como si ocurre con los insecticidas'.