Frutas y flores superan al café en el PIB del agro

La revaluación, la aparición de la roya y los efectos del invierno han sido suficientes para que el cultivo de café en el país sea uno de los más afectados del agro en materia de productividad.

Y precisamente las dificultades por las que ha tenido que atravesar la caficultura en los últimos cuatro años le pasaron una clara cuenta de cobro al subsector con respecto a la participación que actualmente tiene dentro del Producto Interno Bruto (PIB) agropecuario.

Según un estudio de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), mientras que para el 2000 el café pesaba 9,1% dentro del PIB, al término del año pasado el indicador se ubicó en 5,6%, dato que otros subsectores como frutas y flores ya sobrepasaron, con 7,4% y 6,3%, respectivamente.

Las razones que explican ese comportamiento, que vale la pena aclarar que hace referencia a precios constantes de 2005, las ha señalado en incontables oportunidades la Federación Nacional de Cafeteros ante las críticas del Gobierno.

Entre los motivos está la renovación de cafetales, la afectación de las lluvias y el fortalecimiento de enfermedades como la roya.

“A pesar de la caída en la producción, la caficultura conserva su importancia social y económica, pues de ella dependen 563.000 productores, cuyas familias están compuestas por más de 2,8 millones de personas, que corresponden al 25% de la población rural del país. Para ellas, en 2011 el café significó ingresos por $5 billones que irrigaron las economías locales generando mayor capacidad de consumo”, aseguró el gerente de la Federacafé, Luis Genaro Muñoz.

El dirigente gremial agregó que las flores, al igual que el café, se han visto golpeadas por la revaluación y por el invierno de los últimos tres años.

“Ya estamos recuperando la producción. El problema grande de la caficultura y la agricultura del país se llama revaluación. No lo dude”, dijo.

Menores ingresos

Para el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, es válido el esfuerzo que han venido haciendo los cafeteros; sin embargo, aclaró que por cuenta de la disminución en la producción las familias dedicadas a esta actividad han dejado de recibir este año $800.000 millones.

“Hay un malestar profundo por la situación que se vive, y por eso hay que ponerle la frente al asunto”, afirmó el ministro, quien dijo además que este es un sector que está ‘recostado’ en el Presupuesto Nacional, y que además concentra el 40% del total de los créditos que otorga el Banco Agrario al sector.

Con respecto al comportamiento que han tenido los floricultores, el director de promoción de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), Jairo Cadavid, señaló que la estrategia para mantenerse, a pesar de las complicaciones que les ha traído el clima y la revaluación del peso frente al dólar, es la diversificación de mercados, lo que llevó a que los productores pasaran de depender exclusivamente de Estados Unidos, a comercializar las flores en 88 países, entre ellos Rusia, Japón y Australia.

“Colombia exporta en la actualidad más de 1.600 variedades de flores, y al vender arreglos florales, particularmente a Estados Unidos e Inglaterra, ha generado un valor agregado único y diferenciado frente a otros países competidores”, comentó.
 

TEMAS


Café - PIB