General Motors quiere reglas de juego claras en América Latina

Reuters

La compañía exigirá a los gobiernos de América Latina reglas de juego claras, ante un rebrote de proteccionismo y pleitos comerciales que podrían complicar las inversiones de la industria automotriz, dijo el presidente para Sudamérica de la empresa, Jaime Ardila.

GM, en la que Estados Unidos aún posee alrededor del 25% tras rescatar a la firma durante la crisis financiera global, dijo que sus planes de inversión en países como Brasil, México y Argentina podrían verse alterados.

"No nos gusta que nos cambien las reglas de juego a cada rato, sin aviso", dijo Ardila.

"Nosotros ya habíamos hecho planes de inversión en México, también en Brasil y Argentina, basados en esos acuerdos. En la medida que se cambian por esta situación proteccionista, nos impacta", agregó.

El mes pasado Brasil impuso un límite a las importaciones de autos desde México, forzando a las ensambladoras a hacer malabares para redistribuir los envíos y cumplir con sus metas de producción de este año.

Y Argentina también busca renegociar el acuerdo automotor que mantiene con México debido al déficit de casi US$1.000 millones que tuvo el año pasado el sector.

El ejecutivo de la automotriz consideró que estos cambios en los acuerdos comerciales son "forzados" y se quejó de que no están dando tiempo suficiente a las empresas para adaptarse.

Es por eso que Ardila pedirá en la cumbre, a la que asistirán mandatarios de todo el hemisferio, "reglas de juego más estables" que abran las puertas para mayores inversiones.

Por ahora, GM dijo que mantiene sus planes de invertir en la región unos US$1.300 millones este año.

GM asegura que tiene el 19% del mercado de venta de vehículos de América Latina, que en 2011 fue de 5,7 millones de unidades.

Acelerando y frenando
La industria atraviesa por una baja en competitividad, derivada de los mayores costos de producción y del fortalecimiento de algunas monedas de la región, según Ardila.

GM espera que este año las ventas no crezcan en Sudamérica frente al 2011, a diferencia de los últimos cinco años, en los que avanzaron a un ritmo del 10% anual.

Una de las principales causas del estancamiento de las ventas son las restricciones que los bancos pusieron a los créditos para la compra de vehículos, en medio de temores de un endeudamiento excesivo de los consumidores.

"Es un período de transición, no muy largo, pero este año no se va a crecer", sostuvo y dijo que veía una buena recuperación más tarde en Brasil, Chile, Colombia y Perú.

Pero para Ardila, la apuesta a la región es de largo plazo. "América Latina es el segundo mayor mercado para Chevrolet, el primero es Estados Unidos y el tercero es China", explicó.

Expansión
GM planea mantener su posición de mercado con la presentación este año de 9 modelos nuevos en Argentina y Brasil, cinco de los cuales llegarán a otros países de la región.

Además, la firma trabaja en la expansión de la mayor planta que tiene en Sudamérica, en el estado brasileño de Río Grande do Sul, en la que a partir de octubre podrá producir 350.00 autos por año frente a los 220.00 actuales.

En Argentina tiene planeado añadir un turno adicional en la planta de Rosario, con el que se crearán 600 empleos directos. Este proyecto tiene una inversión de US$50 millones.

Y en Colombia se implementará una unidad de prensa a la planta, con la que estará en capacidad de producir partes de la carrocería del auto.