Hípica, en el limbo un proyecto de ciudad

Margarita Matías

Criaderos de talla internacional, buenas escuelas de formación, mano de obra calificada y una evidente pasión por los caballos y la hípica parecieran ser razones suficientes para que Bogotá tuviera un hipódromo.

Y es que a pesar de que la capital del país ha tenido en total nueve escenarios con estas características, hoy en día no funciona ninguno. De hecho, el de Los Andes, el único apto, abre sus puertas ocasionalmente para conciertos, más no presencia una carrera desde hace 25 años.

En total, se estima que en su primer año un hipódromo puede llegar a generar ingresos por el orden de los $28.000 millones, además, entre empleos directos e indirectos el personal puede superar los 10.000.

Aún así, la idea de levantar un escenario hípico en Bogotá no ha tenido eco, a tal punto, que el único terreno disponible en la ciudad, en las inmediaciones del Parque Simón Bolívar, ya se tendría destinado para un complejo de viviendas, siendo que los mismos criadores han solicitado en diversas ocasiones el permiso para liderar la iniciativa en este lugar, que en principio debería usarse en recreación.

Pero mientras que en la capital colombiana se deciden si construyen o no un hipódromo, en Medellín ya están gestando un megaproyecto que no solo incluirá un escenario de talla internacional, sino además una escuela de formación y un recinto de ferias y exposiciones, todo en un mismo parque hípico. Que en Antioquia hayan decidido retomar el negocio es muestra de que conocen el potencial del negocio.