Hipódromo en Bogotá, obra que no se ha podido empezar

Margarita Matías

La industria de la hípica en el país está pidiendo a gritos un escenario apropiado que permita desarrollar nuevamente el negocio. Y es que a pesar de que hace más de 50 años las carreras de caballos eran tradicionales, al punto que estas apuestas hacían parte de la canasta familiar de los colombianos, hoy en día se trata de una actividad prácticamente olvidada por la gente.

Ante las oportunidades económicas, de generación de empleo y de recreación que existen, la Asociación Colombiana de Criadores de Caballos Pura Sangre Inglesa, Asocriadores, viene liderando un proyecto que busca construir un hipódromo en Bogotá.

En total, se estima que se podrían generar más de 10.000 empleos directos e indirectos, toda vez que por caballo se requieren, mínimo, siete personas. Adicionalmente, uno de los principales beneficiados sería el Distrito, pues recibiría los réditos por las apuestas.

No obstante, consolidar la iniciativa ha sido imposible. Y es que a pesar de que se viene trabajando desde hace varios años en un proyecto de este tipo, la propuesta no ha tenido eco.

Según el presidente de la Asociación, Luis Felipe Triana, el hipódromo podría levantarse en un terreno entre la Avenida Eldorado y la carrera 50, en las inmediaciones del Parque Simón Bolívar. De hecho, Fonade dio el visto bueno a la iniciativa y se hicieron algunos planos, sin embargo, la Beneficencia de Cundinamarca, propietaria del terreno, nunca se pronunció sobre la propuesta.

Incluso, recientemente la ministra de Vivienda, Beatriz Uribe, señaló que este lugar, que es el único disponible en la ciudad por sus dimensiones, sería destinado a un proyecto habitacional.

'Este proyecto reactivaría una industria que hoy por hoy está moribunda en el país. Los criadores que aún existen están exportando caballos a Panamá, Ecuador y Perú, animales que han ganado en dichos hipódromos', señaló Triana, quien agregó que el reto sería volver a ganar adeptos, pues con el paso de los años se han ido perdiendo aficionados.

La directora ejecutiva de Asocriadores, Silvia Kling, explicó que uno de los grandes impedimentos que existe para que se pueda llevar a cabo una obra de esta magnitud es el hecho de que resulta mucho más rentable, por ejemplo, disponer de los terrenos para viviendas que para sitios como un hipódromo, pues su mantenimiento es costoso.

'Por eso la propuesta es que el Distrito sea el dueño del terreno, pero que una empresa especializada sea la que lo construya y opere', dijo la directiva.

En ese sentido, una de las compañías que estaría interesada en participar en este proyecto sería Codere, multinacional que tiene experiencia en el manejo de negocios de este tipo, y que ya conoce el mercado colombiano, pues ya administra bingos y casino en Bogotá, Medellín y Cali.

Aún así, algunas voces aseguran que ante la necesidad de un escenario, debería plantearse la reapertura del Hipódromo de los Andes, ubicado en Chía, Cundinamarca.

Antioquia tendrá un escenario
Aunque en Bogotá construir un hipódromo ha sido un tarea difícil de concretar, en Antioquia es un proyecto que cada día se consolida mas. Según explicó William Yarce, quien además de ser criador de caballos viene liderando el proyecto en este departamento, este mes se entregarán los estudios de mercado de juego, los cuales permitirán darle continuidad a la iniciativa. 'Este será un hipódromo que costará unos $25.000 en su fase inicial, pero que generará ingresos por $28.000 millones en su primer año de operación', dijo. Este complejo se construiría entre Rionegro y La Ceja y quedaría listo en 2014.

 

Las opiniones

Luis Felipe Triana
Presidente de Asocriadores

'Los hipódromos ya no solo viven de las apuestas, sino también de la venta de señal, el comercio en el lugar y la realización de otra clase de eventos como conciertos'.