La altillanura es la nueva frontera agrícola

Cuando se piensa en un territorio de Colombia apto para crecer la frontera agrícola del país, inmediatamente se habla de la Altillanura, zona que se extiende entre los departamentos del Meta y Vichada.

De acuerdo con la Fundación para el Desarrollo Industrial de la Altillanura (Fundallanura), esta región tiene un potencial de más de 4 millones de hectáreas para el desarrollo de una agricultura de talla mundial, y por eso hoy se encuentra en la mira de inversionistas nacionales y extranjeros del sector agropecuario.

La accesibilidad y las condiciones del terreno, así como su condición de multicultivo, donde se puede sembrar desde caña de azúcar, palma de aceite, caucho y soya, hasta cereales como arroz y maíz, hacen de esta zona un atractivo para la industria agropecuaria.Muestra de ello es la dinámica de inversiones que se están dando en este territorio.

Es el caso del Ingenio Rio Paila Castilla, empresa que anunció para este año una inversión de $20.000 millones en la siembra de 2.500 hectáreas de palma de aceite y soya en el Vichada.

'Le estamos apuntando a la diversificación de nuestro negocio agroindustrial con la siembra de palma de aceite y soya en el departamento del Vichada', dijo Alfonso Ocampo, presidente de Rio Paila Castilla.

El primero de ellos radica en la adecuación de los suelos, pues se trata de una tierra que se caracteriza por tener un bajo ph y una alta concentración de aluminio. En ese sentido, es clave la migración hacia el uso de tecnología y de buenos productos que permitan rendimientos mucho más altos.

Según Napoleón Viveros, director de Fundallanura, en términos de tecnología se ha venido avanzando significativamente. 'Estamos a la vanguardia usando las ultimas maquinas y haciendo los ajustes metodológicos, lo que nos ha dado muy buenos resultados, pues reconocemos que los suelos de la Altillanura no tienen ninguna ventaja si no se modifican, si no se tratan', agregó.

Fredy Trujillo Delgado, Gerente de Industria Químicas del Huila, afirmó que la culturización de las tierras de la Altillanura para reducir su acidez se está logrando con la utilización de calcio magnesio y fósforo.