La “anticumbre” se hizo sentir en Cartagena

Colprensa

Cerca de 8 mil asistentes a la Cumbre de los Pueblos, también conocida como ‘Anticumbre’, marcharon este sábado desde el Gimnasio Chico de Hierro hasta el barrio Torices de Cartagena, para llamar la atención de los presidentes participantes en la VI Cumbre de las Américas.

Durante la Cumbre de los Pueblos, representantes de movimientos sociales y sectores políticos del continente debatieron sobre la realidad socioeconómica y política del hemisferio y acordaron solidificar la articulación de la lucha social.

De acuerdo con el documento Declaración Final de la ‘Anticumbre’, hay un desacuerdo frente al hecho de que Estados Unidos “insista en imponer la agenda internacional del hemisferio y se muestre como una nación que defiende los derechos humanos cuando jugó papel protagónico en el golpe de Estado en Honduras contra el presidente constitucional Manuel Zelaya;  sigue manteniendo un inicuo bloqueo económico y comercial a Cuba y le apuesta a la desestabilización de Haití”.

Se expone también una crítica frente a los tratados de libre comercio y se llama la atención sobre los daños socio-ambientales “irreversibles que causan varias empresas transnacionales de origen canadiense que desarrollan actividades exploratorias en megaminería a gran escala”.

Al mismo tiempo, la Cumbre de los Pueblos exige la eliminación de las bases militares norteamericanas en la región, la cancelación de los ejercicios militares, el cierre de la Escuela de las Américas y la suspensión del Sistema Interamericano de Defensa.

Sin embargo, en materia de avances la declaración resaltó los procesos de integración que se vienen dando como la consolidación de organismos como el ALBA, Unasur y la CELA.  "Estos progresos integracionistas deben propender por avanzar hacia la superación del modelo extractivista y agroexportador, que está causando enormes conflictividades sociales, ambientales y políticos en el continente, sugiere la Cumbre de los Pueblos”.

Finalmente, se expone una exigencia para restablecer el derecho a Cuba a pertenecer a la Organización de Estados Americanos (OEA), poniendo fin al bloqueo comercial contra la isla.