La mala infraestructura castiga nuestra competitividad: Dishington

En un contexto que coincide con el aniversario número 50 del gremio desde su creación, el presidente ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, aseguró que el Tratado de Libre Comercio suscrito con Estados Unidos puede ser una oportunidad importante a futuro para el sector de la palmicultura, aunque su impacto actual es moderado.

Igualmente aprovechó para señalar que las carencias de Colombia en infraestructura castigan enormemente la competitividad del sector.

¿Por qué es importante promover el  cultivo de palma?

Colombia es un país tropical, y como tal tiene que trabajar las actividades que tengan ventajas comparativas. Este tipo de actividad  ha ido desarrollando una institucionalidad que le ha dado unas ventajas, posicionándolo como primer productor en América de aceite de palma. Es un cultivo de largo plazo que permite consolidar relaciones estables y genera empleo, que a la postre, mejora las condiciones de vida de los pobladores donde se cultiva la palma de aceite.

¿Cuál es la región más fuerte en el negocio?

Este país tiene zonas de trópico bajo y zonas altas por toda la geografía. El cultivo de palma se practica principalmente en zonas bajas, aunque también en zonas marginales de clima seco, con la ayuda de sistemas de riego. En Colombia departamentos como el Cesar, Magdalena, el Meta, Bolívar, Santander, Nariño, son importantes productores de aceite de palma.

¿Cuál ha sido el impacto para la palmicultura desde que entró en vigencia el TLC?    

La palma desde comienzos de la década de los 90, comenzó su propia apertura a raíz del crecimiento que mostró en su producción y que requirió buscar mercados de exportación. Por lo tanto, cuando se firma este TLC con EE.UU., Colombia ya tenia experiencia y ajustes de la política comercial. Esto ha conjugado que el acuerdo tenga un impacto moderado frente al mercado local. Cuando se iniciaron las negociaciones, vimos que podría llegar a ser una oportunidad a futuro para que los volúmenes crecientes de aceite de palma para exportación pudieran encontrar un destino que sirve para aceite de palma crudo o transformado en bienes industriales y ahí es donde está la mira a futuro.

¿A qué países exporta Colombia?

Atendemos de manera importante el mercado europeo, donde hay un uso tradicional del aceite de palma. También países de África y Asia. Los europeos se han interesado mucho en nuestro aceite por la frescura y la alta calidad, además porque la logística para llevarlo a Europa es mejor que para Asia. También exportamos a otros países de la región.

¿En qué se ha avanzado tras la puesta en marcha del TLC?

Yo diría que Colombia tiene un atraso muy grande en infraestructura, sobre todo en zonas rurales que es donde hacemos nuestra actividad. Esto castiga enormemente la competitividad de nuestro sector para llegar a los mercados internacionales y hemos urgido al gobierno de trabajar, porque sin eso, no vamos a poder tomar provecho del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

¿Y Colombia está haciendo los deberes?

Debo decir que en los últimos gobiernos, en lo que tiene que ver con infraestructura han sido más los anuncios que las realidades y el gobierno actual, sigue el mismo patrón.

¿Qué tipo de empesarios están interesados en invertior en palmicultura?

Hay interés de inversores extranjeros, principalmente porque se han dado varios factores:  la mejora de la seguridad y los buenos precios de los commodities agrícolas. Hay que destacar que la fortaleza de la industria palmera y la buena demanda, son factores que atraen inversiones, que tienen interés de estar a largo plazo.

¿Quiénes están exportando?

El sector de la palma se caracteriza porque tiene muchos pequeños y medianos cultivadores, los grandes son muy pocos. Desde Fedepalma se han impulsado desde hace dos décadas muchas iniciativas para generar ese flujo exportador. Se destacaría de manera especial C.I. Asepalma S.A., y  Daabon S.A.

¿Cuáles son los planes de promoción para incentivar la cadena?

Nuestro foco está en trabajar temas de investigación y desarrollo, transparencia de tecnología y llevar políticas y tecnologías con el gobierno  de interés para la industria. Promovemos la organización de los productores, el uso de buenas prácticas, y además proveemos información a los productores para que sus decisiones sean de calidad. Las iniciativas de los negocios particulares son de los productores particulares.

¿Cuáles son los etos y desafíos a los que tiene que hacer frente el país?

Colombia tiene que seguir consolidando su competitividad en dos ramas. Por un lado la competitividad parís, eso significa mejoras comunes a todos los sectores y en el otro sentido, debemos aumentar nuestra productividad y tratar de superar problemas como el sanitario, que afecta a varias regiones y que ha devastado cultivos con impactos muy negativos para muchas comunidades productivas.

¿Cuál es su perspectiva del negocio a futuro?

Con la celebración de los 50 años de Fedepalma, se demuestra que existe un sector que se distingue como dinámico y que lidera muchas actividades de la economía rural del país. Además hacen ver que las cosas se han hecho bien y en la medida que sigamos perseverando el rumbo, la palmicultura colombiana va a seguir avanzando y  mostrando mejores resultados cada día.