La producción local todavía es insuficiente

‘Existe un mercado local de materia prima aún insatisfecho’, así lo expresó Juan Carlos Silva, presidente de la Federación Cauchera de Colombia, cuando se refirió al gran potencial que existe con el cultivo de caucho en el país.

Silva habló con Agronegocios sobre la gran oportunidad de negocio que se constituye para los agricultores la siembra de árboles de caucho y la comercialización, tanto en el mercado interno como en el exterior.

¿Qué oportunidad de negocio encuentra al cultivar caucho?
El cultivo de caucho natural puede presentar tasas internas de retorno de entre el 16 y 18%, incluso mayores si se tienen prácticas de calidad en cultivos. Sumado a esto, existe un mercado local de materia prima aún insatisfecho. Se ha identificado la oportunidad de producir artículos nacionales a base de caucho natural como opción de generación de valor agregado.

¿Cómo empezó el cultivo en el país?
El cultivo del caucho natural inició con el establecimiento en los años 40 en algunas regiones de Antioquia. Posteriormente, en los 60, a partir del apoyo del Incora, se establecieron las primeras plantaciones en el Caquetá. Respecto a las especificaciones de la materia prima, en el mundo se comercializa por apariencia (lámina, ripio, crepe y algunos látex), y por norma técnica, para el caso de cauchos técnicamente especificados y látex centrifugados.

¿Al cuánto tiempo se da la producción?
El período de aprovechamiento inicia al sexto año, cuando el perímetro del árbol, que debe estar a una altura de 130 centímetros, es de 45 centímetros. A partir de allí, se inicia la extracción del látex, proceso que se adelanta durante 25 ó 30 años.

¿Cuál es la rentabilidad por hectárea del cultivo?
Una hectárea de caucho en monocultivo puede presentar tasas internas de retorno de entre el 16 y 18%, e incluso superiores dependiendo de las buenas prácticas de manejo.

¿Bajo qué estándares de calidad se cultiva el caucho con el fin de atender la industria?
En Colombia se han identificado de acuerdo con los parámetros definidos para el establecimiento del cultivo, las zonas potenciales para su desarrollo. Además, se cuenta con material vegetal (clones) ideal de acuerdo con las condiciones ambientales de cada región. En general, los proyectos en desarrollo aplican las recomendaciones y lineamientos técnicos y de calidad de los principales productores mundiales en cada etapa del cultivo: siembra, sostenimiento, aprovechamiento y su respectivo manejo y control de plagas y enfermedades.