Las nuevas tecnologías que ayudan a mejorar la productividad agraria

Pese a que se puede llegar a pensar que la agricultura es un sector que siempre va acompañado con la etiqueta de ‘conservado y anticuado’, desde hace un buen tiempo se han logrado grandes avances y mejoras tecnológicas que en muchos casos han revolucionado el desempeño de los trabajadores del sector.

En este aspecto, uno de los términos que más se utiliza a la hora de hablar de nuevas tendencias es el de agricultura de precisión, algo que para Rafael Carvajal, gerente de Tractogermana es “como haber trabajado con los ojos tapados y de repente poder ver”.

Este tipo de agricultura supone utilizar equipos utilitarios y tecnológicos, principalmente mediante sistemas de posicionamiento GPS, mediante los cuales se pueda contrarrestar las variaciones en cuanto a la producción en el terreno, lo que ayuda a una mayor protección del entorno y un incremento en la rentabilidad, rendimiento y en el tratamiento.

Son muchas las nuevas tecnologías que han incursionado en la agricultura colombiana, Carvajal destaca el sistema de banderillero satelital y el maleador con pantalla táctil. Un sistema GPS que ayuda al agricultor al guiado de la maquinaria y genera una reducción de costos, un aumento en la eficiencia operativa que supone mayor velocidad de trabajo y reducción de fallos, así como la posibilidad de realizar presupuestos de manera exacta.

También es rescatacable que desde la aparición de este tipo de equipos, el precio de compra de instalación se ha reducido notoriamente, hasta un precio aproximado de $8 millones.

Distintas marcas ofrecen un catálogo completo de productos entre los que destacan el receptor starfire ITC (considerado el receptor de posición más avanzado) o la gama Greenstar, formado por monitores para el vehículo y procesadores de carácter móvil.

Para Luis Fernando Limas, jefe nacional de mecanización de Casa Toro, “la agricultura de precisión hace que el agricultor pierda menos insumos por cada unidad de área, lo cual demuestra que cuando se tiene más precisión en una maquina, la vida útil se alarga y todo eso redunda en economía de combustible”.

Pero no todas las mejoras pasan por ser aparatos electrónicos. Muchas de las nuevas tendencias consisten en llevar implementos tanto en la parte delantera como en la trasera del tractor, lo que facilita varias labores simultáneas en el campo, de forma que instrumentos como arados, cinceles, poseras, cavadoras y nebulizadoras son ya comunes.

En este sentido, Limas confirmó esta tendencia y aseguró que “hoy en día se esta dando mucho desarrollo tecnológico en implementos agrícolas principalmente en sembradoras y cosechadoras. Un ejemplo importante es un tractor que no solo viene con piloto automático, sino que también lleva también cajas de transmisión mucho más eficientes sin embrague, hay mas control de la labor y es más eficiente”, dice

Aplicación de tecnología ayuda a reducir costos
Desde luego, una de las mayores prioridades que se plantean en cuanto a las nuevas tecnologías es que estas ayuden, además de mejorar el rendimiento y la calidad, a una reducción sustancial de costos en los que se incurre por cada operación y esta, sin duda, es una de los grandes objetivos que persiguen las nuevas tendencias. Luis Fernando Limas, jefe nacional de mecanización de Casa Toro, dejó claro que “con la aplicación de tecnología y la reducción del consumo, un agricultor puede pasar de $1 millón de combustible semanal de un tractor que trabaja promedio 8 horas a la semana con un piloto automático a reducir un 30%. Es decir, $700.000, por lo que con el ahorro se amortiza un equipo en 12 meses”, concluyó.