Las semillas deben ir hacia la tolerancia al cambio climático

El duro invierno que agobió al país en los últimos 3 años, y que dejó a la agricultura como uno de los grandes damnificados, llevó a una lección inevitable: hay que adaptarse al cambio climático, y de eso no escapa el campo colombiano.

Por ello, los gremios agrícolas consideran que la investigación y el desarrollo en semillas por parte de las empresas productoras, debe caminar hacia encontrar variedades tolerantes a sequías o a altos niveles de humedad. Muchos sectores ya empezaron la tarea nada fácil, y que de todas formas requiere de tiempo.

“El sector de las semillas debe ir hacia la investigación en genética para producir variedades que tengan mayor resistencia a altas y bajas temperaturas como respuesta al cambio climático”, sostuvo el gerente de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), Rafael Hernández.

Pero otro punto que pone el directivo sobre la mesa es que las empresas y entidades dedicadas al tema deben ir hacia los híbridos, que a su juicio es un sistema mejor que los transgénicos.

“Nosotros tenemos 16 variedades, de las cuales 9 están en el mercado, que son las que mejor respuesta tienen no sólo en productividad sino también en adaptación a los ecosistemas. Pero hay que seguir trabajando con diversos materiales porque hoy las amenazas de la agricultura no son sólo los TLC. También está el cambio climático”, agregó. Con Hernández coincide la presidenta Ejecutiva de la Confederación Colombiana de Algodón, Luz Amparo Fonseca, para quien las firmas productoras de semillas en el país deben mantener una amplia oferta de variedades, que se puedan multiplicar, adaptables y resistentes al trópico y regiones tórridas.

“Esa ha sido la principal debilidad en la oferta de semillas para, por ejemplo, el algodón. Se han tenido fallas en la adaptación de esos materiales a las condiciones de humedad de regiones como el caribe. Ahí esta industria tiene un reto grande porque ante esta susceptibilidad han caído los rendimientos y se han incrementado los costos de los productores”, enfatizó.

Fonseca dijo que hoy los algodoneros se surten con semillas transgénicas porque la oferta en convencionales cayó, y la disponibilidad en el mercado es muy poca.