Lo que usted debe saber para acceder a un crédito

Tener una vocación real de invertir, además de trabajar y producir con una visión competitiva en alguna actividad agropecuaria, son los principales aspectos que tienen en cuenta las entidades financieras a la hora de otorgar créditos a los pequeños productores.

Pero más allá de los aspectos del negocio, es claro que los bancos estudian aspectos relacionados con la posesión o arriendo a largo plazo de una propiedad. Así mismo, por lo general se les da prioridad a los proyectos de asociaciones formales de productores, encadenadas en alianzas productivas con empresas comercializadoras o industrias transformadoras.

Según el Manual de Crédito de Finagro, un pequeño productor es toda persona cuyos activos totales no superen los $82.171.500, incluidos los del cónyuge, según el balance comercial aceptado por el intermediario financiero, y que por lo menos el 75% de sus activos estén invertidos en el sector agropecuario, o que no menos de las dos terceras partes de sus ingresos provengan de la misma actividad.

En ese sentido, el monto máximo de crédito para estos productores es de $57,5 millones.

Algunas de las recomendaciones que brinda Coragro Valores para que los pequeños productores puedan obtener un crédito son, en comienzo, que el rango de activos para clasificar a un pequeño productor debe subirse, pues esto puede impedir que muchos propietarios de entre 15 a 20 hectáreas, avaluadas por encima, pero con muy bajos ingresos, tengan acceso al crédito bancario.

El volumen de crédito del sector se duplicó entre los años 2006 y 2011, siendo superior a los $5 billones este último año. Sin embargo, la cartera del sector es aún inferior al 3% del universo total que desembolsan los bancos, frente a una participación en la producción nacional de 7% del PIB. Por ello se deben seguir haciendo esfuerzos gubernamentales, así como del mismo sistema financiero, que permitan reducir esa brecha.

Frente al tema, Coragro Valores propone un aumento de los recursos del Fondo Agropecuario de Garantías para cubrir mayores volúmenes de crédito sin garantía real, como también el porcentaje cubierto de créditos en pequeños y medianos productores.

Así mismo, mayor volumen y estabilidad de recursos para ICR, de manera que se garantice su oferta, motivando la demanda de crédito mediante este incentivo a la adopción de tecnología. Ampliar los plazos de amortización de los créditos en ganadería especializada, reforestación y silvopastoreo, actividades claves en el sector.

Para el agrónomo, Luis Carrillo Mass, el Banco Agrario tiene cada vez mayores exigencias, lo que se refleja en demoras para dar respuesta a la solicitud de créditos.

Existen otras opciones para conseguir recursos
Desde 2009 Finagro inició un trabajo orientado a permitir que las cooperativas de ahorro y crédito, y cooperativas multiactivas e integrales con sección de ahorro y crédito, sometidas a la vigilancia y control de la Superintendencia de la Economía Solidaria e inscritas en el Fondo de Garantías para Entidades Cooperativa (Fogacoop), accedieran a los recursos de Finagro para beneficiar a los productores del campo colombiano. Luego comenzó a desembolsar recursos de crédito para los pequeños productores, a través de cooperativas de ahorro y crédito sometidas al control y vigilancia de la Supersolidaria.

La opinión

Jaime Cardona
Ingeniero Agrónomo

'Las demoras excesivas en el trámite de los créditos puede perjudicar a los pequeños productores que necesitan un capital para su actividad'.