Los altos costos en transporte local afectan la operación de GM

‘Colombia tiene una tarea enorme en materia de infraestructura. Lo que resta competitividad al país es que tiene una carencia de infraestructura dramática, presentando fallas en aeropuertos, puertos, vías terrestres y no hay sistemas ferroviarios’. Así lo manifestó Jaime Ardila, CEO de General Motors para América Latina.

Según argumentó el directivo, a la compañía le cuesta más llevar un vehículo de Cartagena a Bogotá, que de Corea a Cartagena, de manera que el costo logístico de Colombia es uno de los más alto del mundo. 'En cada carro que nosotros vendemos en Colombia, hay US$2.000 de costo logístico, en promedio', señaló Ardila.

'El país tiene una labor enorme, que se está atrasando no por falta de recursos, sino por falta de un marco jurídico apropiado que lo agilice. Todo el mundo tiene miedo de adjudicar obras, de hacer las rápido a pesar de que los recursos existen. Tal vez se debería hacer una supervisión, una interventoría independiente para que se quite este miedo a que se puedan realizar procesos corruptos, y así salir adelante', agregó Jaime Ardila.

En cuanto al comportamiento de General Motors, el directivo explicó que este año empezó un poco lento para la industria, pues en los primeros tres meses estuvo básicamente estancada. 'Creemos que el comportamiento va a ser muy parecido al del año pasado, no de crecimiento sino de caída, un año de transición .

En cuanto a la incidencia que puede tener el TLC, Ardila señaló que para ver qué tanto se afecta la industria, hay que analizar en qué términos se firma.

'No se que pueda surgir; esto podrá depender de los plazos, y de cuál sea el ritmo del proceso. No tiene un impacto sobre General Motors, sino sobre la industria. Esta es la parte preocupante, además sobre los empleos industriales.

Tengo la confianza de que el gobierno haga algo responsable, bien negociado, y que si de alguna manera hay que hacer un sacrificio por el bien del país, en términos de permitir unas importaciones con una desgravación gradual con Corea, que sea algo que valga la pena, que no se otorguen tantas ventajas de exportación', puntualizó Ardila.

Respecto a la Cumbre de Empresarios, el directivo destacó que fue un oportunidad de oro para reconectarse con distintas compañías proveniente de múltiples naciones, con distintos intereses.