Música incrementa el rendimiento de los animales

La empresa Campollo ha comprobado que la innovación paga. Y es que cuando se trata de incrementar la productividad del sector avícola, usar música programada por estímulos es una de las estrategias.Según Guillermo Múnera, gerente de Musicar, compañía que le presta el servicio a la avícola en la Granja San Marcos en Santander, con Campollo se realizó un proyecto de observación en donde se analizó los efectos que tiene la exposición de música ambiental en un grupo de aves de consumo.

Y es que antecedentes científicos y referencias internacionales han demostrado que la música es una herramienta terapéutica para mejorar el estado anímico y emocional de los seres vivos, así como el rendimiento de animales. De hecho, las aves son hipersensibles a la temperatura, ventilación, humedad, clima, luz y ruidos, constituyéndose este último en el principal factor de mortalidad.Sin embargo, se encontró en la música ambiental es una solución real para contrarrestar los factores de mortalidad y morbilidad de las aves, además de convertirse en aliado para el bienestar integral de estos animales, al disminuir el estrés, mejorar los niveles de peso, calidad de la piel y engorde.De ahí el interés de la avícola santandereana en situar a la música como un componente clave en la industria, pues los resultados, tiempo después de adoptada la práctica, son más que evidentes en materia económica.El trabajo se desarrolló en tres fases, la primera correspondiente al periodo de encasetamiento; la segunda fue el período de habituación, y la tercera fue el periodo de polluelos.Así mismo, se diseñó e implementó una estrategia para brindar a las aves un ambiente más confortable, considerando su sensibilidad al ruido.Para esto, se realizó un estudio técnico identificando las condiciones físicas y acústicas de los galpones, de igual manera, la planeación de la instalación de una red de audio con la cantidad de parlantes, volumen y potencia en vatios más idónea.Tras un año de trabajo en la Granja San Marcos con la música ambiental se concluyó que las aves expuestas desde polluelos a programas musicales, disminuyen los niveles de estrés para adoptar un estado de relajación.De esta forma se disminuye la mortalidad a causa de infartos. De la misma forma, los pollos logran niveles óptimos de peso y mejoran la calidad de su piel. Adicionalmente, los resultados mostraron que las aves sometidas a la música arrojaron, al final del ciclo, una mayor rentabilidad y menores costos, así como un mejor nivel de conversión del concentrado en carne y peso del animal.Cada lote de aves es considerado un evento independiente, diferente uno de otro en cada período, y de la misma manera se evalúan, considerando en cada evaluación los factores externos al proceso que se puedan presentar, algunos de ellos como el clima y bloqueos de transporte a plantas de beneficio, entre otros, los cuales inciden en que se presenten diferencias en el peso final a causa de ayunos prolongados.De acuerdo con el gerente comercial de Musicar, Fernando Cabrera, ‘la relación Musicar-Campollo ha permitido desarrollar una innovadora investigación en el sector avícola colombiano.’Tras un año de implementación de la música ambiental programada por estímulos de Musicar en uno de los galpones de Campollo se han logrado resultados palpables y satisfactorios: la muerte por infartos de las aves ha disminuido, así como los niveles de estrés. En términos biológicos, lo que hemos logrado conjuntamente es que los pollos superen mediante la música su estado de hipersensibilidad a los ruidos y los adopten como positivos’.Colombia ya se hacen pruebas con ganadoAunque en Colombia todavía no hay resultados concretos, se han hecho algunos experimentos con música para el ganado, como es el caso de C.I. de las Américas, en Pereira, que se propone mejorar la producción de leche y calidad de la carne del ganado vacuno. Sin embargo, a nivel mundial, investigadores han demostrado que escuchar música puede llevar a un aumento en la producción de leche. Psicólogos de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, creen que los ganaderos pueden obtener algunos litros extra colocando música clásica o melodías suaves en los tambos. La Sinfonía Pastoral de Beethoven y la canción Bridge over troubled water (Puente sobre aguas turbulentas) de Simon & Garfunkel, fueron grandes éxitos en productividad lechera.La opiniónGuillermo MúneraGerente general Musicar’En las replicas hechas por Musicar y Campollo se ha recopilado evidencia que indica que la música ambiental influye favorablemente en las aves’.