No es preciso hablar de pérdidas en cobertura de Ecopetrol

Alejandro Lucio Chaustre

En los últimos días, impulsado por el senador Jorge Enrique Robledo, se viene adelantando un debate que incluso se llevará al Congreso, en el que se pretende fiscalizar el uso de instrumentos financieros de cobertura en las operaciones de Ecopetrol. Se habla de pérdidas en este tipo de operaciones cercanas a los $800.000 millones, de acuerdo a las estimaciones hechas por el Senador.

Al respecto, vale la pena hacer varias aclaraciones con el fin de que el debate se dé con el entendimiento necesario, de manera que no se llegue a imprecisiones. Evidentemente pérdidas por esta cuantía serían de la mayor gravedad para la salud fiscal de la nación.Los instrumentos financieros derivados han sido estigmatizados, muy especialmente después de la crisis financiera global como operaciones especulativas de altísimo riesgo. Si bien se trata de instrumentos con algún grado de complejidad, afirmar que todo aquel que haga uso de los mismos está especulando, es impreciso.Abordemos el tema con un ejemplo muy sencillo. Un derivado surge de la necesidad de cubrir o asegurar el precio al cual se va a vender / comprar un activo en un momento futuro del tiempo. A manera de comparación, piense en un seguro de vida.Si usted quiere para el próximo año cubrir a su familia contra la eventualidad de su fallecimiento, usted se dirige a una compañía de seguros para que emita una póliza de cobertura. La aseguradora analizará la probabilidad de su muerte de acuerdo a su edad, estado actual de salud, estilo de vida, etc, para definir cuál será la prima que le cobrará por cubrirlo. Si pasado el año por el que fue cubierto usted no falleció, ¿incurrió usted en una pérdida por la prima? ¡Evidentemente no! Se trata de un gasto para protegerse de un evento futuro incierto.Eso mismo pasa con las coberturas financieras. Se trata de cubrir el flujo de caja futuro resultante de la operación de una compañía contra movimientos adversos en los precios de mercado de los activos producidos o demandados por estas empresas.En el caso de Ecopetrol, cuyo ingreso operacional depende del precio internacional del crudo, se trata entonces de cubrir la operación contra la eventualidad que el precio baje, en ese caso percibiendo menores ingresos. Como la operación de la compañía se hace basada en un presupuesto de ingresos que depende de la cantidad y el precio al que se venda el petróleo, sería irresponsable dejar 100% de estos ingresos sujetos al vaivén de los precios internacionales, que por cierto y en escenarios de incertidumbre como los que vivimos, son altamente volátiles.Lo que hace entonces Ecopetrol es comprar pólizas sobre la eventualidad de que el crudo baje de precio por lo que debe reconocer al emisor de estas pólizas una prima, al igual que el seguro de vida. Estas son las famosas opciones Put. Así mismo se utilizan otros instrumentos como los swaps que buscan también fijar los flujos futuros de ingresos, esta vez no reconociendo una prima, pero haciendo un intercambio de efectivo contra un diferencial de precio.Si bien es cierto, es importante hacer una evacuación permanente de los costos de las primas pagadas y el resultado de las coberturas, a la vez es impreciso afirmar que se generaron pérdidas por las primas pagadas o porque el precio al que se fijaron las coberturas en algunos días o meses del año estuvo por debajo del precio de referencia.Cuando se utilizan instrumentos de este tipo se busca fijar un precio que sea beneficioso para las compañías y que fije parte de los ingresos para un periodo de tiempo, independientemente de lo que pase en el mercado de contado del activo (subyacente). Se busca entonces con esto cumplir con los presupuestos comprometidos.No cubrir es exactamente lo contrario. Si lo que se busca es que no se utilicen los instrumentos de cobertura explicados anteriormente, se estaría ahora sí sometiendo a las compañías a volatilidades que están fuera de su control, básicamente forzándolos a una dinámica especulativa.Vale la pena entonces detenerse a mirar en detalle la estrategia de cobertura usada, las primas reconocidas si se quiere y los niveles de precios utilizados. Esto con el fin de afinar la estrategia a futuro. Pero no estigmaticemos el uso de instrumentos aceptados globalmente como partes integrales de la gestión financiera de grandes compañías.