Nuevos TLC: ¿a dónde debería mirar al país?

Fabio Fernando Moscoso

En Colombia tan solo 25 empresas han sido exitosas y sostenibles a nivel de comercio exterior durante los últimos 10 años y cada vez exportamos más commodities, fue el 68,9% del total exportado durante el 2011.

En la actualidad la política comercial colombiana se caracteriza por su continuo expansionismo a nivel mundial. Si analizamos la red de acuerdos comerciales negociados, firmados y por negociar podemos confirmar la anterior hipótesis: En la actualidad Colombia posee TLC vigentes con Estados Unidos, Canadá, y México (G-2) en el mercado de Norte del continente. En Centroamérica, con El Salvador, Guatemala y Honduras (Triángulo del Norte). En Suramérica se tienen mercados con Ecuador y Perú (en el marco de la CAN), con Chile y Venezuela. Por último con el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), Colombia posee un acuerdo de complementación económica. Finalmente, en Europa está vigente un TLC con Suiza y Liechtenstein, en el marco de la Asociación Europea de Libre Comercio (Efta).

¿Qué se espera de la política comercial a futuro?

En los próximos meses se deberá ratificar el acuerdo con la Unión Europea y Corea, lo cual abriría mucho más el espectro del mercado mundial para los productos colombianos. Paralelamente, se están negociando TLC con Turquía e Israel y se espera el inicio de negociaciones comerciales con Costa Rica. En el corto plazo, el gobierno espera negociar acuerdos con República Dominicana, el Caricom, Trinidad y Tobago y Panamá y Japón. Finalmente, el presidente Santos expresó su deseo de negociar un TLC con China en los próximos dos años. Consolidando todos los mercados Colombia tendría acceso a más del 60% del mercado mundial de bienes y servicios del mundo. El futuro del comercio mundial está todavía en entredicho, la crisis financiera en Europa y lento crecimiento económico de Estados Unidos hace difícil pronosticar niveles de crecimiento importante a nivel de comercio exterior. Otro elemento importante a considerar es la volatilidad del tipo de cambio. En el caso colombiano, se experimenta una alta volatilidad con una fuerte tendencia a la apreciación del peso colombiano, situación compleja dado que la base de la competitividad del sector exportador nacional se basa en precios bajos y tasa de cambio real. Pero en la práctica ¿sirve de algo tener tantos TLC? Según las cifras del Dane, no realmente. Durante los meses de enero a abril del presente año, se exportaron US$20.303,9 millones, de los cuales el 68,1% corresponden a exportaciones de combustibles y productos de industrias extractivas, manufacturas 16,1%, los productos agropecuarios, alimentos y bebidas 10,7%. Cifras paradójicas porque los commodities no requieren de TLC.

¿Entonces hacia qué mercados mirar?

Los exportadores colombianos deberían concentrar sus fuerzas en ampliar y consolidar el mercado de la CAN y del Mercosur, más específicamente, el mercado brasilero, país que está en continuo crecimiento. Igualmente, el mercado mexicano es importante en la región. Pero ante la magnitud del mercado, los exportadores nacionales deben desde ya hacer esfuerzos que conlleven a mejorar su valor agregado y diferenciación de producto para poder competir a nivel internacional y sobre todo se debe estimular las exportaciones del sector servicios.

Colombia patentó 17 registros en la Wipo, en 2009

Según cifras de la Wipo (2011), Colombia tan solo patentó en el 2009, 17 registros, y su nivel comercio intra – industrial (las exportaciones e importaciones de la misma industria. Lo que indica que los consumidores no compran por precios bajos, sino por valor agregado) fue del 43% para el mismo año. Es decir, la generación de valor de nuestras industrias es todavía muy baja para competir.

Fabio Fernando Moscoso

Docente de la Univerisdad de EAN

TEMAS


Colombia - Comercio - TLC