Otra Cumbre se vive en los escenarios

Iván Bernal Marín - ibernal@larepublica.com.co

Mientras mandatarios y diplomáticos discuten en salones y auditorios, hay una cumbre paralela que se ha venido celebrando en tarimas y escenarios. Una cumbre en la que unas ´alegres ambulancias´ han impuesto una agenda de tambores y cantaoras.

En el fondo del encuentro hemirsférico que se celebra en Cartagena, las comitivas extranjeras han oído resonar el Lumbalú, ritual fúnebre de los pueblos palenqueros. Todo por gestión de las ´ambulancias´, portadoras de tradiciones africanas. Desde el lunes y hasta el sábado, se están presentando en el Teatro Adolfo Mejía.

La centenaria agrupación folclórica lidera la oferta cultural preparada para el evento continental. De la cual están gozando principalmente los familiares que acompañan a los diplomáticos, que por estos días han aumentado el tránsito de turistas por las calles coloniales del corralito de piedra.

En la Plaza de la Paz, a la salida de la puerta del reloj, se mantiene una exhibición de artesanías. Y en el Centro de Formación de la Cooperación Española hay una exposición de arte popular del fallecido pintor y escultor cartagenero Enrique Grau. También, se han presentado exponentes de terapia africana como Anne Swing, pionera de la champeta colombiana; o Niña Bantú, que fusiona raíces folclóricas afrocolombianas con rap, jazz, bossa y electrónica.

La programación es un recorrido por las expresiones culturales colombianas, 'tanto las tradicionales como aquellas más recientes y vanguardistas', afirma Luis Armando Soto, director de asuntos culturales de la VI Cumbre.

Si bien se ha buscado destacar a Cartagena y su cultura local (la sede es patrimonio oral de la Unesco), la oferta de eventos incluye expresiones de todo el país.

Delirio, la pareja de bailarines de salsa caleños (Carlos Paz y Santiago Ayala), se estará presentando hoy viernes ante los jefes de estado en el Castillo San Felipe. Allí, muros que resistieron cañonazos serán embestidos por los sonidos de trompetas, trombones y saxofones de la Orquesta Filarmónica de Cali. Acompañará a Delirio en el evento ´Caribe, Salsa y Pacífico´, que reunirá más de 100 artistas folclóricos de ambas costas colombianas.

Entre ellos, bailarines de 4 escuelas de salsa caleñas, y los artistas del Circo Para Todos. El sábado estarán en el Teatro Adolfo Mejía, presentándose ante las delegaciones de países visitantes.

Uno de los eventos finales de la programación cultural de la Cumbre es la presentación del ´Colegio del Cuerpo de Cartagena de Indias´, que es dirigido por el bailarín colombiano Álvaro Restrepo.

El pletórico recorrido no podía terminar en otro lugar que en el instrumento que más despliegue le ha dado a la cultura colombiana: el acordeón. La Cumbre cerrará con un concierto vallenato de Carlos Vives y el intérprete de pop Fonseca, en la cena en honor a los Jefes de Estado en la Casa de Huéspedes Ilustres. Una vez acaben las sesiones diplomáticas, allí, al compás del acordeón, se celebrarán los acuerdos logrados.

Shakira cantó el himno nacional
La apertura de la Cumbre estuvo a cargo de la máxima artista colombiana, la multipremiada Shakira. Sin embargo, la participación de la barranquillera no es protagónica en el programación cultural. 'El plato fuerte son las culturas locales de la ciudad, porque es mucho más que murallas', así lo explicó Luis Armando Soto, director de Asuntos Culturales de la VI Cumbre. Oviris Caraballo, directora del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, añade que, al final, 'todos estos músicos con su alegría, con su corporalidad y con su gracia, a través de las danza, se manifiestan para no ser excluidos del desarrollo'.

TEMAS


Cartagena