Pablo, expertos revelan el secreto de sus caballos

Agilidad, valor, rapidez, destreza y belleza son solo algunas de las características que encierran los caballos de Pablo Hermoso de Mendoza, el mejor rejoneador del mundo. Y es que es evidente que ostentar este título es el resultado de su buen trabajo durante años, pero también de la calidad de los equinos que siempre lo acompañan en sus faenas.

Con una cuadrilla compuesta por lusitanos, aztecas, españoles y algunos cruces entre lusitanos y árabes, lusitanos y aztecas, y españoles con cuarto de milla inglesa, estos ejemplares tienen la ventaja de ser entrenados desde potrillos por el mismo Hermoso, quien les incorpora un toque personal que los hace únicos.De hecho, los ejemplares provienen de sus dos criaderos, uno en España (Hermoso de Mendoza) y otro en México (Yeguada Picachos), lugares en donde se eligen desde pequeños los animales más aptos para la práctica de este arte. Sin embargo, solo el tiempo y el entrenamiento definen si un caballo sirve o no para el toreo.Normalmente, este es un descubrimiento que se presenta luego de mínimo tres años de prácticas, de ahí el alto precio de los equinos ya domados. Según expertos, durante su proceso de formación se identifica si el animal tiene valor para enfrentar al toro, pues a diferencia de los caballos que aparecen en las corridas de toros tradicionales, los cuales salen con los ojos vendados, los ejemplares para el rejoneo salen al ruedo sin ningún tipo de protección, pero si con mucho estilo, aspectos que los hacen únicos en su estilo.Exigencias Con rutinas que pueden llegar a las 12 horas diarias, los caballos de este rejoneador español se diferencian de los demás por su andar, su forma de mirar y de expresarse, además de su cuerpo atlético y su belleza, características que según el secretario técnico de la Corporación Taurina de Bogotá, Harold Ronderos, hacen de estos equinos los complementos perfectos. ‘Bajo la guía de Hermoso de Mendoza, estos caballos aprenden a torear desde potrillos, factor que los hace mucho más interesantes y valiosos’, explicó Ronderos.En total, Pablo Hermoso trajo al país 15 ejemplares, entre los que está la yegua Estella. Y aunque es la única hembra de este grupo, el género en los caballos toreros no se rige por ningún parámetro.Así lo considera la rejoneadora Pilar Silva, quien aseguró que no existe ninguna diferencia entre un macho y una hembra a la hora de torear, no obstante, aclaró que los caballos resultan mucho más vistosos.’Aunque las hembras también pueden cumplir diferentes funciones en la faena, ya sea salida, banderillas o último tercio, los caballos son más bonitos por su cor-pulencia. Aunque las yeguas son más pequeñas, eso no les resta protagonismo’, dijo la experta.Entrenamiento, clave para tener buenos resultados Las prácticas con los caballos de Pablo Hermoso pueden arrancar a las 10 de la mañana y finalizar a las 10 de la noche, tiempo en el que se trabaja en la doma de los equinos y en la enseñanza de técnicas clave para enfrentar a los toros. Para estos entrenamientos, que muchas veces incluyen vacas reales, el rejoneador español usa una indumentaria específica. Por ejemplo, los caballos tienen protectores de patas, que los protegen de golpes o roces. Por su parte, el rejoneador usa polainas en cuero con espuelas sin ruleta, mejor conocidas como portuguesas.