Producir trucha es rentable pero de cuidado

Truchas Cocora tuvo en 2011 un traspié que refleja el cuidado que se debe tener en la producción de esta especie acuícola. Y es que por un error humano se murió toda la producción en una noche.

En términos generales, lo que pasó fue que se dejó tapar la bocatoma que lleva el agua a los tanques y los peces murieron por asfixia. En total, se perdieron unos $300 millones, los tanques quedaron vacíos y la empresa tuvo que arrancar de cero. Eso fue en junio de 2011, y aunque hoy la firma, ubicada en Cocora en Salento, uno de los sitios turísticos más visitados del Quindío, ya produce y empezó a vender en el mercado, para Luz Damari Orozco, encargada de la planta de producción, aspectos como ese señalan que con el negocio hay que estar a 4 ojos.

¿Cómo empezaron?
Fue fundada por biólogos hace más de 25 años, quienes encontraron en Salento un sitio ideal para producir trucha. Esta necesita de lugares con agua excelente y una temperatura que debe ser de 15 grados promedio. Hoy la empresa es familiar.

¿Cuánto produce?
Unos 4.000 kilos al mes, eso son unas 12.000 truchas. Llegamos a la región, pero buena parte se queda en Salento, donde se posicionó el plato de trucha con patacón.

¿Qué hay detrás de una planta de truchas?
Primero la ubicación. Debe estar entre 2.000 y 3.000 metros. Hay que tener buena infraestructura. En nuestro caso, son tanques que manejan un agua perfecta. Nosotros tenemos una bocatoma a 300 metros y se trae a la planta por una tubería. Se debe tener plantas de energía, una sala de sacrificio, gente las 24 horas, un taller y tener buena selección de peces. Pagamos una concesión a las CAR para tomar el agua, y debemos devolverla al río igual o en mejor condición a la tomada. Como el agua es tan pura, la mortalidad es de 8% en un año. En otras producciones es hasta de 30%.

¿Qué es lo más complejo?
Es un negocio que requiere de buen capital, manejo, atención, conocimiento y dedicación. En la medida en que se bajen las densidades (menos truchas nadando) los riesgos de enfermedades se reducen. Tenemos en engorde 30 kilos nadando por metro cúbico, pero hay firmas que tienen más de 100. La densidad ideal es en promedio de 17 kilos en todo el período de producción, aunque si se aumenta mayor es la rentabilidad.

¿Los costos son altos?
Es costoso el alimento y la infraestructura y para mantener densidades altas hay que agregar oxígeno líquido. Eso sube los costos y es difícil de conseguir porque la prioridad la tienen los hospitales. Nosotros decidimos trabajar con bajas densidades y producir con el oxigeno de la quebrada.