Recuperación centroamericana ligada a TLC con EE.UU.

Giovanni E. Reyes

Como algo que fue normal para toda la región latinoamericana, Centroamérica también tuvo que enfrentar la crisis financiera mundial desencadenada desde septiembre de 2008, con la caída de Lehman Brothers. Sin embargo, la evidencia actual demuestra que esas condicionantes se están dejando atrás. Hoy en día, los países de esta sub-región están mostrando una franca recuperación en el ritmo productivo.

En efecto, de las cinco naciones que componen el istmo que une las dos grandes masas continentales de Norte y Sur América -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua- solo Guatemala había llegado a tener un exiguo crecimiento de 0,5% en 2009, año este último en que se sintió con mayor severidad el efecto de la crisis mundial en toda la región.

En la actualidad los cinco países están en plena recuperación. Son notables los crecimientos económicos alcanzados en 2011 y que se espera que los mismos se consoliden aún más en 2012: Nicaragua con 4,5% en el aumento de su producto interno bruto; Costa Rica con 3,8%; Guatemala alcanzando 3,3% de alza en el referido indicador.

Si bien es cierto, la región presenta problemas derivados del narcotráfico, los niveles de empleo están creciendo con lo que se están ampliando oportunidades para las personas. Los recurrentes niveles de la economía informal se encuentran en retroceso en particular en las ciudades y ya para 2012, de manera consistente, la capacidad productiva de las empresas está dejando de ser un conjunto de instalaciones ociosas.

Centroamérica está dando muestras de estar aprovechando de manera expansiva, sus niveles de comercio exterior en particular con Estados Unidos. La región, reconociendo que la potencia del norte constituye su mercado natural, se embarcó con la negociación de libre comercio desde fines de la década de los noventa.

Los inicios fueron más bien tímidos y no dejaron de estar exentos de cierto escepticismo, desconfianza y recelos. No obstante, ya para 2003 se tenían prácticamente concluidos los borradores definitivos de la negociación. Es a partir de 2004, en particular, que los países del istmo vienen incrementando sus niveles de exportación a Estados Unidos en niveles significativos.

Tomando como base el nivel de exportación que se tenía en 2005, se espera que para fines de este año, por ejemplo, Nicaragua alcance un índice de 226 en las exportaciones totales; Guatemala llegaría a 198; Costa Rica alcanzaría un 148; y El Salvador 156.

Niveles estables en el control de precios -algo que mantiene sin mayores cambios los indicadores de inflación económica- aumentos en el empleo y reducción en las economías informales, además del creciente ritmo de exportación, hacen que Centroamérica, con sus aproximadamente 42 millones de personas, se constituya en un área que está atrayendo importantes montos de inversión extranjera directa.

La evidencia actual muestra que los centroamericanos se encuentran tomando ventaja de su posición estratégica en términos geográficos, de su cercanía hacia el atractivo mercado de más de 300 millones de personas en Estados Unidos y de específicas condiciones internas que están promoviendo importantes niveles de turismo en la sub-región.

Nivel económico de la región estimulará demanda agregada
En proporción a los niveles poblacionales, la inversión en los sectores reales de la economía está generando el escenario para ampliar la demanda agregada interna en los diferentes países. El dinamismo centroamericano actual contrasta con los niveles de violencia, de inestabilidad y de pobre desempeño económico que la región tuvo que vivir en especial, durante los años ochenta del siglo pasado.

TEMAS


TLC