Servicios y su rol en los tratados de libre comercio

Omar Saúl Duarte

A través de programas de transformación productiva y otras planeaciones como el Conpes se tiene una visión de Colombia como uno de los tres países más competitivos de América Latina para el año 2032.

El objetivo es elevar el nivel de ingreso por persona al de un país de ingresos medios altos, a través de una economía exportadora de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación, ambiente de negocios que incentive la inversión local y extranjera, propicie la convergencia regional, mejore las oportunidades de empleo formal, eleve la calidad de vida y reduzca sustancialmente los niveles de pobreza. Como primera medida se pretende incentivar los sectores de clase mundial donde ya somos jugadores, bajo el lema de más y mejor de lo bueno: 1. Autopartes, 2. Industria gráfica, 3. Energía eléctrica, bienes y servicios conexos y 4. Textiles, confecciones, diseño y moda.

En segundo termino desarrollar sectores emergentes: 1. Servicios tercerizados a distancia (BPO & O), 2. Software, 3. Cosméticos y artículos de aseo y 4. Turismo de salud. Se mantiene como eje transversal nuestros sectores productivos industriales y agrícolas tradicionales y emergentes.

Los TLC, por ejemplo con Estados Unidos, deberían fortalecer oportunidades para el sector servicios, previendo que dan accesos con preferencias y sin barreras a dichos mercados. Para ello el sector servicios se debe preparar. Y también contar con el apoyo gubernamental en desarrollo de las herramientas de los tratados como por ejemplo, la facilidad de visas y procedimientos. Por ejemplo en la prestación de servicios tercerizados, la tarea de convertir a este sector en uno de 'clase mundial' se encuentra en desarrollo, pues el 60 % de esa industria se dedica a los contact center. Es decir en servicios de voz básica, existen ya empresas colombianas expertas, pero ahora el reto es agregar valor dirigiéndose a esquemas de BPO.

Esto implica dirigirse a ofertas diferenciales en por ejemplo BPO financiero, contable, administrativo, o campos incluso más especializados o de nicho. También seguir la tendencia hacia el KPO (Knowledge Process Outsourcing) en áreas de tercerización de procesos relacionados con propiedad intelectual, negocios, investigación, publicaciones, mercadeo, ingeniería y diseño. Igualmente fortalecer el bilingüismo como herramienta esencial.

El sector de outsourcing de tecnología registro ventas superiores a US$600 millones en 2011 y cerca de 120.000 empleos generados. Se aspira en llegar hacia el año 2015 a las US$2000 millones en ingresos. La meta ambiciosa es llegar en el 2032 a alcanzar ventas por US$50.000 millones, de los cuales 86% deben estar destinadas al mercado exterior y con trabajos alrededor de 600.000 personas, ubicándose entre los países fuertes en este rubro.

Otros sectores mencionados como el desarrollo de software, el diseño, capacitación, consultorías profesionales, comercialización de productos, representaciones, deben seguir también avanzando. En conclusión tenemos sectores con buenas proyecciones pero con altos desafíos en la agregación de valor e infraestructura, así como en internacionalización y capacitación de los prestadores de servicios.

Grandes desafíos para desarrollar el turismo
El sector turismo es el tercero más importante a nivel mundial, contribuyendo directamente con un 5% del PIB del mundo. En esto Colombia apenas se encuentra en un promedio regional latinoamericano. Surge el reto de mejorar los factores que alejan el turismo como son infraestructura, seguridad y ambiente para negocios. Nuestros niveles de interconexión son bajos.