Socios para aumentar la competitividad

La entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, es vista como un buen augurio para el desarrollo e implementación de nuevas zonas francas.

Dentro del tratado, Colombia negoció que este país otorgue a los productos fabricados dentro de una zona franca acceso inmediato a su mercado con el pago de aranceles de cada uno de los bienes y servicios.

La constitución de tres zonas francas permanentes en el Valle del Cauca (Palmaseca, Zona Franca del Pacífico, Celpa), y un terminal logístico (Valle del Pacífico), da muestra del potencial que tiene la región en sectores como la industria y el comercio, pues sin duda, este se ha convertido en un instrumento clave para la atracción de inversión al departamento y se convierten en plataformas para el asentamiento de empresas norteaméricanas.

Y es que históricamente las zonas francas han sido grandes dinamizadoras de la economía colombiana, gracias a que son un polo de desarrollo que promueve la competitividad.

Según Édgar Martínez, director de la Cámara de Zonas Francas de la Andi, el asentamiento de empresas en las zonas francas, ha significado llevar a cabo una operación altamente competitiva que ha dado como resultado un crecimiento acelerado. Lo que se traduce en beneficio para las regiones pues significa, generación de empleo y pago de parafíscales.

TEMAS


Colombia - Estados unidos - TLC