Tecnificación de la yuca abre un camino para exportar

La yuca representa actualmente una oportunidad de negocio, porque según la FAO, es considerada como el oro de los pobres, dada su versatilidad para cultivar y amplias aplicaciones a nivel alimenticio e industrial.

Colombia es uno de los lugares más productivos por hectárea del mundo. En algunas zonas de Antioquia, la producción de yuca puede estar un 20% por encima del promedio mundial. Adicionalmente, se cuentan con variedades desarrolladas especialmente para producir más almidón, siendo esta una ventaja competitiva del país.

Con este alimento se realizan tanto recetas como platos típicos, pero un producto reciente con alto valor agregado es el arequipe, cuya exportación se encuentra en fase de estudio.

'El dulce a base de yuca es un arequipe preparado artesanalmente rico en hidratos de carbono y almidones naturales, lo que permite reducir los azúcares refinados empleados en el proceso de elaboración en un 50%', afirma Martha Garzón, gerente Mak Yuk, empresa que desarrolla este producto.

Ya se realizan algunas exportaciones (crecientes en los últimos años) de yuca fresca parafinada, yuca fresca en forma de trozos congelados y masa de yuca rallada congelada, que se direccionan en especial a Estados unidos por la alta población de origen latino.

'El almidón de yuca se ha convertido en un commodity en el mundo. Se estima que la producción mundial anual de este es de unas 35 millones de toneladas, y que para el 2015, el mercado va a crecer hasta 40 millones de toneladas. Aproximadamente, un 25% de este mercado lo representa el almidón de yuca', asegura Bernardo Ospina, director ejecutivo de la Corporación Clayuca.

El potencial de la yuca es amplio, sin embargo, sin su tecnificación no dejará de ser un producto más para la elaboración de platos autóctonos. Por eso existen firmas que le apuestan a desarrollar productos industriales derivados de este cultivo.

'Poltec es una compañía de base tecnológica, especializada en el desarrollo de almidones modificados de yuca para la industria alimenticia, cosmética, farmacéutica y del papel, no obstante, partimos desde un producto intermedio como lo es el almidón, no precisamente desde la yuca. Por ello, hoy estamos desarrollando proveedores nacionales de almidón nativo que puedan ingresar a nuestra cadena generadora de valor bajo diferentes modelos de negocio', especifica Víctor Hugo Hernández, director ejecutivo de esta empresa.

Según Otto Vila Flórez, secretario Técnico Nacional de la Cadena de la Yuca del Ministerio de Agricultura, una ventaja de Colombia con respecto a Costa Rica es que no se ha extendido el virus de cuero de sapo que ha afectado a los productores de Centroamérica. Además, el sector industrial está interesado en desarrollar programas de siembra y desarrollo agroindustrial.

Se han hecho algunos esfuerzos, como por ejemplo establecer una planta de almidón en el departamento de Sucre, con fondos del Gobierno. Pero su funcionamiento ha estado por debajo de los niveles requeridos de eficiencia y competitividad. La causa ha sido usar un modelo equivocado de operación, en el cual los productores de yuca son simplemente proveedores de materia prima, y no tienen acciones ni participación y no sienten ningún compromiso.

 

Esfuerzo en mejorar el estándar

Según Otto Vila Flórez, secretario Técnico Nacional de la Cadena de la Yuca del Minagricultura, para aprovechar estas oportunidades la cadena se encuentra realizando trabajos con el fin de expandir el área sembrada y proveer de tecnología al sector productor, para así ser más competitivos en cada uno de los destinos de la yuca colombiana en el mundo.

La opinión

Martha Garzón
Gerente de Mak Yuk

'Estamos en capacidad de producir variedades diferentes de yuca con enfoques de especialización acordes a las necesidades internas y para consumidores del exterior'.