Titanic, la tragedia que sigue dejando ganancias después de 100 años

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Cien años después del naufragio del Titanic, su historia sigue causando fascinación tanto por las producciones audiovisuales que se han hecho del acontecimiento, como por los altos precios que se pagan por tener alguno de los artefactos que estaban a bordo del gran barco.

Algunos podrían decir que como negocio el Titanic ha sido el barco de pasajeros más exitoso que ha navegado el Atlántico. Cientos de personas se han ganado la vida contando su historia, investigando las causas de su desastre o revendiendo elementos que pertenecieron a sus pasajeros.

Los ingresos no han sido nada despreciables, aunque nada de este dinero fuera para la compañía que los construyó, White Star Lines, entonces una subsidiaria de la compañía International Mercantile Marine Company, cuyo fundador fue J.P Morgan.

La construcción del barco tuvo un costo de US$7,5 millones en esos años, por lo que se calcula que hoy costaría US$400 millones. Esta cifra es poco si se consideran todas las ganancias que la tragedia ha producido.

Desde que zarpara del puerto de Southampton al sur de Inglaterra, el barco de casi 270 metros de largo fue un asombro para los que lo veían y lo magnífico de su imagen solo pudo ser superada por la magnitud de su tragedia.

En la madrugada el 15 de abril, a solo dos días de llegar a sus destino, Nueva York, el barco chocó contra un iceberg y alrededor de 1.500 personas perecieron.

En la actualidad todos estamos familiarizados con esta historia gracias a las decenas de libros, documentales y películas que se han producido alrededor del tema.

Tan solo un mes después del naufragio, salió la primera película de corta duración sobre una de las sobrevivientes. Desde entonces se han visto dramas sobre la noche del 15 de abril de 1912 entre los cuales sobresale la película `Titanic` de James Cameron.

En 1997, Cameron dirigió y produjo este largometraje el cual tuvo un costo de producción de alrededor de US$200 millones. La película se convirtió en un éxito recaudando más e US$1.800 millones en todo el mundo.

Sin embargo, los ingresos de Cameron no pararon ahí. Su obsesión por el Titanic lo llevó a producir recientemente un documental titulado `Los fantasmas del abismo`, el cual tuvo un recaudo de US$38 millones.

Para conmemorar los 100 años, se han planeado dos miniseries para televisión de alto presupuesto. Una de ellas será `Titanic, Sangre y Acero`, cuyo presupuesto estimado es de US$28.000.000.

'Esta historia no tiene edad o tiempo como todas las buenas historias. Los elementos de en este caso son el triunfo, la tragedia, la valentía y la cobardía, todo envueltos en un solo momento. Eso llama la atención de las personas', dijo James Delgado, director de la herencia marítima en la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (Noaa), por sus siglas en ingles).

Por si fuera poco, algunos turistas han pagado US$60.000 por bajar en un pequeño submarino para ver con sus propios ojos las ruinas del barco.

Subastas
Otra forma en que el Titanic ha producido altas ganancias ha sido a través de las múltiples subastas y ventas que se han realizado de sus artefactos o partes rescatadas del barco.

Con los 100 años en mente la casa de subastas de Nueva York, Guernsey`s sacará al público 5.500 elementos relacionados con el gran barco para su venta.

Entre los que sobresalen están la llamada 'Gran Pieza', una sección del casco del barco, recuperada en 1998, que pesa 17 toneladas, y el candelabro que colgaba del restaurante más exclusivo del barco.

Hasta la vajilla que se utilizaba en tercera clase se espera que alcance un preció muy por encima de su verdadero valor, aún por determinar. Pero si consideramos los precios que han alcanzado otros elementos en diversas subastas, se espera que el precio no sea nada modesto.

La pieza que más ha llamado la atención es un brazalete de oro y plata con el nombre 'Amy' escrito en diamantes. No se ha determinado quién pudo ser el dueño de este, pero se especula que podrían pertenecer a dos de los pasajeros. Se estima que el precio de todo el lote alcance los US$200 millones.

Este precio no es exagerado si se compara con otros artefactos ya vendidos. Por ejemplo, el menú del almuerzo del día anterior a el choque, se vendió hace poco por US$121.000 y una llaves de uno de los tripulantes por US$62.000.

'Esta subasta es histórica pues es la primera y la única en que se vende objetos que han sido recuperados de los restos de Titanic cuatro kilómetros debajo del mar', dijo Arlan Ettinger, presidente de la casa de subasta Guernsey`s.

Independiente de quienes sean los ganadores de estos recuerdos, los artefactos deberán ser exhibidos al público por algún tiempo, con la intención de mostrar a todos lo que sobrevive de aquel domingo fatídico.

La construcción del barco que no se podía hundir
La compañía White Star ordenó la construcción del Titanic para competir con los barcos Lusitania y Mauritania de Cunard Line. La compañía tenia en sus planes la construcción de otros dos barcos, el Olympic y el Brittanic.

La construcción empezó el 31 marzo de 1909 con los fondos de la International Mercantile Marine Co, de la cual era dueño J. P. Morgan. El costo total fue de US$7,5 millones de 1912, lo que equivaldría a US$400 millones hoy en día.

El precio de la construcción debía ser recuperado con los costos de los pasajes, los cuales iban desde US$40 (aproximadamente US$700 hoy) para un solo trayecto en tercera clase, hasta US$4.350 (más de US$83.000 hoy), para las habitaciones más lujosas del barco.

Las opiniones

Arlan Ettinger
Presidente de Guernsey´s
'Esta subasta es histórica pues es la primera y la única en que se venden objetos, que han sido recuperados de los restos del Titanic, cuatro kilómetros debajo del mar.'

James Delgado
Director de herencia marítima del NOAA

'Los elementos en este caso son el triunfo, la tragedia, la valentía y la cobardía, todos envueltos en un solo momento. Eso llama la atención de las personas'.