TLC, Cuba y drogas: los platos fuertes

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Una nueva agenda de los líderes del hemisferio se está cocinando en la VI Cumbre de las Américas y son tres los platos fuertes que ocuparán el mayor espacio del menú de uno de los eventos más importantes de la Región: la integración de Cuba, la despenalización de las drogas y la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Durante este fin de semana los 33 Jefes de Estado y de Gobierno se reunirán en Cartagena para discutir una agenda de trabajo que se viene desarrollando desde hace año y medio y que se proponen plasmar en una declaración final concreta y concisa. La agenda oficial contiene la integración física regional, el acceso y utilización de las tecnologías (TIC), los desastres naturales, la seguridad y la reducción de la pobreza y la desigualdad como ejes temáticos sobre los que los mandatarios deberán hacer consenso.

La cita es mañana de 3:00 p.m. a 7:30 pm. en la sesión plenaria de los mandatarios. Esta se llevará a cabo en el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, después de haber realizado la protocolaria ceremonia de inauguración, que estará amenizada por Shakira.

Sin embargo, los ojos estarán puestos sobre la agenda no oficial, que será discutida después de la plenaria en una sesión privada, en la que Cuba será uno de las aspectos clave.

Han pasado 53 años desde el triunfo de la revolución cubana y cinco décadas desde que la isla fuera excluida de la OEA por no tener un gobierno democrático. Los ecos de las voces que pidieron la participación de Cuba en la Cumbre de Trinidad y Tobago aún retumban liderados por los países del Alba. El pasado febrero, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, instó a sus homólogos a boicotear el evento izando la bandera por Cuba, razón por la cual decidió no asistir y nunca más volverlo a hacer hasta que el gobierno de La Habana no esté presente. El mismo presidente colombiano Juan Manuel Santos abogó por el acercamiento de la isla con Estados Unidos, y el país norteamericano respondió a través de su embajador Michael Mckinley que están abiertos a la discusión.

El debate está sobre la mesa. ¿Qué esperar entonces de una mayor integración de Cuba con la Región? Para el editor económico de Noticias Univision y experto en asuntos internacionales, Stephen Keppel, el sistema económico y político de Cuba sigue siendo atípico en América Latina. Aun si fuera incluida en la Cumbre no habría mayor contribución a las conversaciones.

'El embargo comercial de Estados Unidos hacia Cuba tiene un efecto, pero la isla no es todavía una economía abierta y no estoy seguro qué podría contribuir. Esperanzadamente se abrirá más y continuará en una senda hacia el capitalismo', agregó.

Jorge Domínguez, profesor de la Universidad de Harvard y consagrado investigador de Cuba, afirmó en entrevista con The New York Times que a pesar de que hay más oportunidades para que las personas empiecen a hacer sus pequeños negocios y de que los cubanos están experimentando un mundo diferente al que han vivido en los últimos años, el desarrollo de la economía no ha cambiado.

Para analistas como Arturo Valenzuela, exsubsecretario de Estado para América Latina, difícilmente habrá consensos sobre este tema. 'Este es un país que no es solo gobernado por el mismo partido sino por el mismo par de individuos desde hace más de 40 años', aseveró.

La despenalización de la droga será uno de los platos más deseados y debatidos en la Cumbre y seguramente continuará su discusión alrededor de la mesa de la cena que ofrecerá el sábado en la noche el presidente Santos en calidad de anfitrión a sus invitados y a las primeras damas en la Casa de Huéspedes Ilustres del Fuente de San Juan de Manzanillo. Cangrejos colombianos, arroz de coco y un toque de despenalización serán los ingredientes que deleitarán a los comensales.

Desde la Cumbre de 1994, la lucha contra las drogas ha sido uno de los asuntos esenciales. 'Nos uniremos en la lucha contra el consumo, la producción, el tráfico y la distribución de narcóticos', son las palabras que se leen en aquella primera declaratoria y que durante este fin de semana podrían tener un tono diferente.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dijo que aprovechará la oportunidad para exponer su propuesta de diálogo sobre las nuevas formas de combate al narcotráfico, entre ellas la despenalización de la droga.

Sin embargo, los caminos sobre esta materia han estado bifurcados. Pérez Molina encontrará discrepancias con sus homólogos Nicaragua, El Salvador y Honduras, quienes públicamente han dicho que no respaldan su propuesta.

Los presidentes tendrán la oportunidad de continuar discutiendo estas materias el domingo en la mañana en una reunión privada después de haberse tomado la foto oficial de la Cumbre. Luego, para la 1:30 p.m., está planeada la rueda de prensa en la que se dará a conocer la declaratoria.

Uno de los sucesos más esperados será el encuentro que sostendrá el presidente Obama con Santos. La expectativa de esta reunión recae sobre la fecha de entrada en vigencia del TLC que posiblemente puedan plantear los mandatarios.

Para el analista Carlos Iván Senior de la Universidad del Rosario poco se puede esperar en materia del acuerdo, ya que la etapa de implementación aún no ha terminado 'es muy difícil poner metas sabiendo que hay todavía diagnósticos pendientes', agregó el experto.

En medio de las discrepancias y de la divergencia de ideas, analistas aún ven comunes denominadores que se reflejarán en la declaratoria. Por esto para Valenzuela, las Américas, que están más integradas que en épocas anteriores, lograrán encontrar consensos sin precendentes.

Santos tendrá ocho reuniones bilaterales
El presidente Juan Manuel Santos sostendrá ocho encuentros bilaterales, entre los que se destacan el del domingo con una cena de gala para el presidente de EE.UU. Barack Obama y posteriormente con la presidenta de Brasil Dilma Rousseff. Las demás reuniones serán con los presidentes de Perú, Ollanta Humala y de Paraguay, Fernando Lugo. A estas se suman los encuentros con el primer ministro de Canadá Stephen Harper y los mandatarios de Jamaica, Barbados y Trinidad y Tobago.