TLC: no es sólo responsabilidad del Gobierno Nacional

Cristian Julyán Villamizar

El comercio internacional ha demostrado ser un catalizador de desarrollo para las naciones en crecimiento durante todo el siglo XX.

En los casos de desarrollo más relevantes del siglo pasado, la expansión de mercado generada por el comercio ha permitido a las industrias alcanzar la escala suficiente para fortalecerse y consolidarse como generadores de empleo y bienestar; China, Corea, Singapur, Japón, entre otros, han desarrollado una estrategia basada en la búsqueda de mayores mercados para apalancar el crecimiento de sus nacientes industrias.

Colombia se encuentra hoy en un momento histórico envidiable para cimentar su crecimiento futuro. Varios especialistas han decretado el 2011-2012 como el año de los TLC donde entraron, o se espera entren en vigor, tratados con EE.UU., Europa, Chile, Canadá y se comenzó a negociar acercamientos con Turquía, Corea, Mercosur, entre otros. La entrada en vigencia de estos tratados permitirá que Colombia tenga acceso a mercados con más de 400 millones de consumidores adicionales, lo cual constituirá un reto mayúsculo para la industria exportadora nacional.

Numerosos estudios han resaltado los cuellos de botella que enfrenta el país para tomar provecho de las oportunidades y disminuir los efectos adversos de los TLC en algunas industrias. Ante esto, según el Hernando José Gómez, Zar del TLC, el Gobierno Nacional ha desarrollado un plan de choque con 50 puntos urgentes y 253 tareas prioritarias a realizarse antes de la entrada en vigencia del tratado con EE.UU., la cual está prevista para el segundo semestre de 2012. Igualmente, el gobierno viene trabajando desde el inicio de la negociación del tratado en más de 4.500 frentes para poner al país a punto. Sin embargo, el trabajo en preparación del país no se debe limitar solamente a la esfera pública. A pesar de los esfuerzos del gobierno, es escasa la atención que se le ha prestado a la preparación de las empresas privadas para enfrentar la competencia internacional y tomar provecho del mayor mercado disponible.

Las empresas interesadas en crecer de la mano de los TLC´s deben realizar importantes inversiones en maquinaria, infraestructura logística, gestión de calidad, sistematización de procesos y entrenamiento de personal para lograr aumentar la productividad y rentabilidad de cara a la mayor competencia internacional.

Para lograr esta meta, es importante que las compañías se rodeen de profesionales que puedan asesorar a la gerencia en aspectos relevantes de la inversión como el financiamiento, gestión de procesos, entrenamiento del personal y formulación estratégica de la internacionalización de la empresa.

En este punto es clave resaltar el rol del asesor en el proceso de fortalecimiento de la empresa, ya que la implementación del plan de internacionalización no debe desviar la atención de la gerencia en las actividades operativas de la compañía. Debido a la importancia de las inversiones requeridas para poner a punto a las compañías con frecuencia es necesaria la presencia de un especialista en mercados financieros que participe en la estructuración del proyecto y de la financiación. De igual forma, especialistas en gestión comercial, gestión de recursos humanos, infraestructura logística y mercadeo internacional son fundamentales para guiar a la empresa hacia nuevos mercados. El gobierno viene haciendo su parte, con los diversos bemoles que hayan empañado la gestión nacional, en la puesta a punto del país para aprovechar el mayor comercio internacional. Para complementar estos esfuerzos, el sector privado no se puede quedar atrás y debe redoblar sus esfuerzos gerenciales para implementar inversiones urgentes en los sectores que permitirán potencializar el crecimiento de la compañía e insertar sus productos en el mercado global.

Colombia no pueden darse el lujo de desaprovechar una oportunidad como esta en momentos en que Latinoamérica se consolida como foco de crecimiento.

TEMAS


Comercio