Tras una mayor competitividad del fique

La utilización de la fibra del fique en la industria para el proceso de empaques (costales), cordelería, sogas, felpas para colchones y biomantos (agrotextiles, sacosuelos, sacocementos y ruanas para plateos), continúa ganando terreno en Colombia.

Actualmente tres industrias procesan el fique en el país: Compañía de Empaques, Empaques del Cauca y Coohilados del Fonce Limitada, por lo que se convierten en los compradores de más del 70% de la producción del país, que está en el orden de las 18.350 toneladas.

Para Pedro Miguel Estrada, presidente de Compañía de Empaques, esta es una fibra a la que la empresa le apuesta para apoyar a los cultivadores fiqueros del país, y porque se constituye en un producto que impacta menos el medio ambiente.

Así mismo, esta es una fibra utilizada por productores y artesanos (de empaques y decorativos). En total, el negocio del fique mueve entre $30.000 y $50.000 millones, según datos de la Cadena Productiva Nacional del Fique del Ministerio de Agricultura.

El secretario técnico de la cadena, Daniel Cruz, explicó que la factibilidad de la comercialización de estos productos depende en gran medida de la tecnificación y el aprovechamiento global de la fibra. En ese sentido, el Ministerio está impulsando el desarrollo de productos con valor agregado a partir del fique como biofungicida, biogas y alcoholes entre otros.

Las proyecciones han motivado que para el próximo cuatrienio se cultiven en forma tecnificada 1,5 millones de matas de fique en Colombia, con el fin de suplir el déficit actual de la fibra y competir de manera más eficiente con otros productos como el polipropileno, el yute y el sisal, estos dos últimos provenientes de los mercados internacionales. Cabe resaltar que son alrededor de 70.000 familias las que dependen del producto. Por capacidad de producción, los departamentos más activos son Cauca, Nariño, Antioquia, Santander, Boyacá, Caldas, Risaralda, Tolima y Huila, entre otros.

 

Es necesario aumentar los aranceles del yute

Uno de los motivos por los que la cadena fiquera se ha visto amenazada es por el ingreso al mercado de otras fibras con precios más competitivos como el yute, proveniente de países asiáticos. En agosto de 2011, el Ministerio de Comercio estableció el 0% de arancel a este producto, lo que le restó competitividad a los productores de fique. Hoy ya se restableció un arancel de 5%, sin embargo, los productores consideran que la amenaza sigue latente. Actualmente industrias que compran la fibra desarrollan programas de RSE para que los fiqueros tecnifiquen sus cultivos y sean más eficientes.

La opinión

Pedro Miguel Estrada
Presidente de Compañía de Empaques S.A.

'Actualmente estamos trabajando con EPM en un programa de siembra, producción y fomento al uso del fique'.