Un diálogo de sordos entre actores sociales y cancilleres

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Ante todas las propuestas y recomendaciones que realizaban las asociaciones invitadas a participar en el diálogo social , los cancilleres de los países respondieron con la misma retórica de siempre y hasta aprovecharon para hacer política.

En el marco del Diálogo entre Gobiernos y Actores Sociales de la Cumbre, las organizaciones de los trabajadores, la sociedad civil, las comunidades indígenas y los representantes de los jóvenes hicieron un resumen de los puntos que acordaron durante los foros realizados esta semana.

Por ejemplo, los jóvenes realizaron sus recomendaciones para que el acceso y uso de internet se trate como un derecho humano fundamental, e hicieron un llamado a los Gobiernos para la adopción de medidas normativas y administrativas que garanticen el acceso y permanente a la red en la educación pública.

Por su parte, la sociedad civil pidió separar el uso de drogas del ámbito penal y de la seguridad, pues estas 'son materia de salud pública y política social'.

El líder sindical hondureño Francisco Quijano, entregó las conclusiones del foro que desarrollaron en el marco de la Cumbre. En el mismo el eje central fue el compromiso de los gobiernos americanos de velar porque no sigan los actos de violencia contra los cuadros laborales.

Los trabajadores americanos igualmente concluyeron que debe haber más garantías de los gobiernos para que se pueda hacer uso de los derechos sindicales, porque según indicaron, cada vez es más el nivel de desconocimiento de esos derechos.

Sin embargo, mientras los grupos sociales hacían estas recomendaciones, los cancilleres de los países no enfrentaron la discusión directamente y se mantuvieron en sus discursos preestablecidos.

El ministro de relaciones exteriores de argentina, Héctor Timerman, aprovechó la oportunidad para traer a colación el tema de las Malvinas y hasta arengar al público diciendo que 'cómo es posible que sigamos avanzando mientras permitimos que una parte de América Latina siga en manos de un imperio del siglo XIX'.

El pedido del canciller argentino tuvo eco en el peruano, Rafael Roncagliolo, quien dijo que 'todos tenemos un compromiso anticolonial, hay que luchar como es el caso de las islas Malvinas'.

En esta dinámica de discusión, donde los puntos de encuentro solo son las verdades más básicas, no se puede esperar muchos resultados.

'Se trata de dos discursos antagónicos. El discurso de los políticos es formal y demagógico, es muy difícil que haya consenso. Son razones de ser muy diferentes', dijo Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de relaciones internacional de la Universidad del Rosario.

'Ahí lo que hay es un debate abierto de participación directa pero poca efectividad. Mientras no haya mecanismos claros no se puede pensar en resultados concretos', agregó.

Por otra parte, la retórica que la canciller María Angela Holguín había dicho que no debería estar en esta sesión de diplomática, también tuvo su lugar.

Cuba también tuvo un espacio entre los discursos de los mandatarios. Tanto el presidente de Bolivia, Evo Morales, como el canciller de Paraguay, Jorge Lara Castro mencionaron el 'aislamiento injustificado de la república hermana de Cuba'.

Otro discurso recurrente entre los ministros fue que no se puede estar satisfecho con lo que se ha hecho.

'Estos encuentros no son para celebrarse uno mismo; lo que queda por hacer siempre es lo más importante', dijo el canciller de Uruguay, Luis Almagro.

El evento finalizó con la participación del presidente Juan Manuel Santos, quien hizo énfasis en los problemas que aun hay en la Región.

'Siento vergüenza como dirigente de un país de la tremenda inequidad. Esa inequidad que no nos permite progresar (?) nadie puede sentirse realmente rico si está rodeado de pobreza', dijo el Mandatario.

Hillary Clinton, por su parte solo aplaudió el diálogo. 'Necesitamos a la sociedad civil para que nos recuerde y hasta avergüence para mantener [nuestros] compromisos'.

Sociedad civil es fundamental: Clinton
El progreso del continente no puede hacerse sin la participación de la sociedad civil, dijo ayer la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, en el Diálogo Político con actores sociales de las Américas, en el marco del Foro Social de la VI Cumbre de las Américas.

'La sociedad democrática está sustentada en tres pilares: el gobierno, la sociedad civil y el sector privado. Si uno de estos se queda corto, todo se derrumba', aseguró la diplomática estadounidense ante los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Colombia, Juan Manuel Santos, sus homólogos de la región y diversas organizaciones sociales.