Vacunas, la clave es respaldarse en los expertos

Las vacunas para el ganado están diseñadas para activar el sistema inmune y de esta forma prevenir, controlar o erradicar las enfermedades en los animales, que vistas desde otra perspectiva, representan millonarias pérdidas en los sistemas productivos.

Pero así como son importantes en la gestión del ganado, también es clave tener un apoyo con diagnósticos de laboratorios, medidas de manejo sanitarias y Buenas Prácticas Ganaderas.

'Para que la vacunación cumpla con su objetivo debe ser aplicada por personal capacitado y entrenado para tal fin, y sería conveniente que siguiera recomendaciones importantes como chequear la salud del animal', señaló Angélica Jiménez, veterinaria asesora de Analac.

La experta agregó que antes de vacunar, el técnico debe observar los animales y descartar de la faena los que presenten fiebre, decaimiento, secreciones anormales, inflamaciones o cualquier otra manifestación de enfermedad.

Vale la pena tener en cuenta que la condición corporal del ganando también va a influir en el estimulo que la vacuna realice sobre el sistema inmune. Por ejemplo, si están con bajo peso la respuesta inmunológica será menor.

Consejos
En ese sentido, algunas de las recomendaciones previas a la vacunación apuntan a ubicar a los animales en sitios adecuados en donde puedan estar tranquilos. Adicionalmente, es vital capacitar a los vaqueros sobre prácticas de bienestar animal, en donde se busca evitar gritos, tábanos, golpes con palos, rejos o manilas, para que esta labor no genere estrés y afecte la respuesta inmune. 'El productor, junto con el veterinario, deben diseñar e implementar el plan sanitario de la finca, y esto se hace teniendo en cuenta el tipo de explotación, la orientación productiva, el historial sanitario, la zona, edad y sexo', describió Germán Gómez, director técnico de Asocebú.

La vacunación realizada por Fedegán la debe programar cada ganadero con el gremio ejecutor del Programa de Erradicación de la Fiebre Aftosa y la Brucelosis Bovina, que opera en la zona de influencia donde se encuentra el predio, para que los vacunadores contratados con recursos del Fondo Nacional de Ganado, realicen el proceso.

'Esta vacunación se hace semestralmente en los meses de mayo, junio, noviembre y diciembre, en los ciclos oficializados mediante resoluciones del ICA. Los ganaderos deben tener reunidos los animales a vacunar y entregar los datos del hato para poder diligenciar el Registro Único de Vacunación (RUV)', dijo Gustavo Pardo, coordinador administrativo de Salud Animal de Fedegán.

Con el fin de que el ganadero no pierda el dinero de la vacuna, debe verificar que el vacunador que ingresa a su finca esté identificado y demuestre que la medicación está bien conservada. Además, que aplique y registre de acuerdo con los protocolos que se les da a conocer a los ganaderos antes de iniciar la vacunación. En el caso de las vacas de leche, no conviene realizar la vacunación en el mismo sitio donde se ordeña, pues puede afectar negativamente los ordeños de los siguientes días.

'Es importante continuar el proceso de vacunación debido a que los ganaderos han invertido una gran cantidad de recursos para lograr el estatus de país libre con vacunación y para reducir el riesgo latente que tenemos de reinfectarnos, debido a que Venezuela y Ecuador no cuentan con programas serios de vacunación y no hay un control eficiente de movilización', dijo Pardo.

El personal idóneo para este proceso
Quien realiza el proceso de vacunación del ganado bovino debe ser una persona capacitada y entrenada en esta labor, y que sea capaz de diferenciar entre las vacunas vivas o las atenuadas, y el manejo que cada una de ellas. También debe conocer sobre el uso y el tipo de inmunidad que desarrollan en los animales, las vías de aplicación y los tipos de reacciones adversas, además de cómo tratarlas. Es importante seguir las normas de higiene como lavarse las manos, mantener el sitio de trabajo limpio, usar agujas desechables y una por cada animal; si en el proceso se utilizan jeringas automáticas o semiautomáticas, estas deben ser esterilizadas, y si es el caso de jeringas desechables, el experto debe tener el material suficiente.

Las opiniones

Gustavo Alberto Pardo Zuluaga
Coordinador administrativo de Salud Animal en Fedegán

'Es importante que el dueño del ganado acompañe el proceso y que no pague más del precio unificado para la vacuna contra fiebre aftosa'.

Angélica Jiménez
Veterinaria y asesora de Analac

'Las vacunaciones deben seguir un plan sanitario hecho bajo la supervisión de un veterinario y ejecutado por personas que tengan el conocimiento'.