Calidad en los medicamentos genéricos colombianos

En el país la participación de estas medicinas es de 35%

Milton Castañeda

Mucho se habla de los medicamentos genéricos, existen dudas sobre calidad, seguridad, efecto terapéutico, que en el pasado generó un eco innecesario en esta industria. La realidad es que el sector de genéricos crece año a año no solo en Colombia sino también en los países de la región haciendo la diferencia en los sistemas de salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) América Latina, en 2010, gastó 7,65% de su PIB en salud y de ese porcentaje 1,7% correspondió a medicamentos. Los sistemas de salud deben ser sostenibles y los gobiernos deben ser inteligentes en priorizar los medicamentos esenciales de acuerdo con las necesidades de la población. En Colombia, la judicialización de la salud está teniendo un impacto notable en las finanzas gubernamentales: en 2012 los pagos ordenados para acceder a tratamientos y cirugías junto con el costo directo de los litigios para el régimen contributivo ascendió a US$300 millones, y los pagos ordenados por fallos judiciales representaron el 1% del PIB.

Las tendencias internacionales nos muestran que el mundo migra sin temor a la adopción de los medicamentos genéricos que han ofrecido un campo amplio de oportunidades. Según la Asociación Española de Medicamentos Genéricos en EE. UU. al menos 87% del volumen de las medicinas que se prescribe es genérica; en Gran Bretaña es 76% y en Alemania 72%. Aunque en Japón la penetración de los genéricos ha sido más lenta, el Ministerio de Salud anunció medidas para alcanzar 70% de penetración para finales de 2017, con el objetivo de llegar a 80% en 2021.

Gracias a este imperativo y a la alineación estatal de compromisos internacionales por la calidad y las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), las autoridades regulatorias en Colombia han aumentado sus exigencias para optimizar los estándares y mantener estrictamente a las farmacéuticas que cumplan con las normas oficiales. Sin lugar a duda, esto garantiza que las compañías nacionales de medicamentos genéricos que permanecen en el mercado han cumplido con los controles, y las que no, han salido por efecto de la selección natural de la industria.

Según IMS Customize Study World Medicines Situation (2004), Colombia ha sido pionero en la adopción y venta de genéricos. Hasta 2003 en América Latina, el país presentaba la mayor proporción de venta en unidades del total del mercado farmacéutico, 37% frente a 16% de la región. Frente a precio, la región se encontraba en una reducción del 2,8% frente a 5% en el caso local.

En un estudio posterior de IMS en 2012 se afirma que desde 2009 Colombia tuvo una participación del mercado local de medicamentos genéricos en unidades de 35,2%, seguido de Chile, Ecuador y Perú. Para el mismo año, en valores la participación de medicamentos genéricos de Colombia fue del 12,15%, seguido de Chile con 5,8%, Ecuador 6,4%, y Perú 4,98%.

La importancia de esta participación valida que los genéricos al lado de otras estrategias, facilitan el cumplimiento de las metas de cobertura de la población, pues es claro que menores precios permiten una mejor gestión del gasto farmacéutico, tanto público como privado.

Los desafíos de la salud en Colombia requieren que la industria local busque la competitividad, la innovación y la calidad en entornos exigentes. Y no solo se refiere a la producción, sino a los procesos de distribución, almacenamiento, manipulación y seguridad del paciente.

Colombia es gran productor y exportador de medicamentos genéricos inyectables hospitalarios, sería irracional desconocer su impacto positivo en la economía. El apoyo a este sector, debe ser prioridad en la agenda del nuevo Congreso y de los candidatos a la Presidencia, mostrando un real compromiso con un sistema de salud eficiente.

Dejemos de creer que nuestra industria no está a la altura de las multinacionales, démosle el lugar que merece. Hemos trabajado de manera constante, con grandes inversiones en calidad y tecnología de punta para mantenernos en el mercado y así contribuir con la equidad. Miremos más allá, recordemos que desde la década de los noventa estás compañías han evolucionado y han sido motor de desarrollo e innovación.

TEMAS


Organización Mundial de la Salud - Colombia - PIB - Ministerio de Salud