Corral Gourmet es una experiencia para todos

Fabián L. García Guauque

El 30 de agosto pasado mi hijo mayor cumplió 13 años de edad y con el motivo de celebrarlo decidió por primera vez que quería pasarla en familia, en un lugar exclusivo y en el que todos nos sintiéramos cómodos. Pero lo más importante, que a él le gustara.

Sin explorar muchas opciones comerciales él decidió que fuéramos a Corral Gourmet. Aunque le mencionamos muchos más sitios, finalmente se decidió por este local, especialmente el que se encuentra ubicado en la calle 116 con 16. Asistimos al lugar en familia, desde abuelos hasta niños.

Inicialmente, encontramos que el menú ofrecido por esta cadena de restaurantes era lo suficientemente variado. Había platos para todos los gustos, para todas las edades, en todas las presentaciones y en todos los sabores.

Algo que realmente me preocupaba era qué podíamos encontrar en el menú infantil, pero la presentación de los platos a pesar de ser gourmet es muy agradable para los niños, además de brindar y tener elementos en la mesa para entretenerlos y que ellos disfruten ese momento en familia.

Todos los que asistimos a esta reunión familiar pedimos los platos que deseamos. No transcurrió mucho el tiempo mientras llegó la orden a nuestra mesa y fue servida. Se presentaron inconvenientes con la orden y fueron resueltos de inmediato.

Pero “de inmediato” no es la cualidad o la descripción que quiero destacar sino la humildad con que resuelve el equipo humano estos inconvenientes, pues en el momento de presentar algún reclamo o inquietud la persona que nos atendió en la mesa, siempre puso ante cualquier otra respuesta una enorme disculpa por parte de él y una aceptación de su responsabilidad. Y esto lo hizo sin discusiones, sin peros, sin vacilaciones.

El Corral Gourmet es una apuesta atrevida ante un mercado exigente que ha logrado encontrar un equilibrio entre la buena cocina, el buen ambiente, el poder adquisitivo de su cliente habitual y no habitual, la ubicación y, lo que es más importante, su comunicación de frente con el cliente por medio de su factor humano, pues es aquí donde se ve toda su preparación, educación, capacitación y calidad humana.

Es de destacar también que si hoy en día están cautivando a niños de 13 años de edad, quienes eligen un lugar como estos para pasar en familia en un día tan especial, y además tienen la capacidad de garantizar y sostener estas políticas de comunicación y atención al cliente tendrán una fidelidad de cliente garantizada y sostenida a muy largo plazo.