Créditos educativos amigables

Laura Estefanía Rodríguez

La solicitud de créditos en Colombia ha ido aumentando progresivamente en la última década, al punto que no sólo las entidades bancarias y financieras prestan este tipo de servicios, sino que empresas como la de Energía, han incluido en su portafolio la opción de conseguir tarjetas con cupo de hasta cuatro veces el salario que percibe el futuro acreedor, para incentivar el consumo.

Bajo esta figura de préstamo, se presentan diferentes perfiles de uso, pues no es lo mismo solicitar crédito para apalancar una empresa, que endeudarse para salir de viaje con la familia, o comprarse el celular de moda del momento.

Apoyo a profesionales
Entre tantas opciones de consumo que a diario se presentan, una de las más comunes, es la que figura como crédito educativo, que ha permitido a gran parte de los profesionales de hoy en día que así lo sean.

Las quejas de varios conocidos que se habían acogido a entidades como el Icetex bajo la premisa de “cinco años estudiando y toda una vida pagando” me atemorizaban cada vez que pensaba en la pequeña insolvencia por la que atravesaba hace unos años, pero fue eso mismo lo que me hizo evaluar muy bien cada posibilidad que se me presentaba con diferentes entidades para solicitar el debido préstamo.

Entre las opciones que me sugería la universidad, me acogí a la más práctica y sencilla, y es que la Inversora Pichincha, ahora Banco Pichincha, no sólo me ofrecía una comodidad por el corto tiempo que se tardaba el trámite y los documentos requeridos, sino que además con el paso de cada semestre, hacer el proceso era mucho más sencillo y rápido.

Calidad de las instituciones
Entre otras cosas la calidad de las personas forma la calidad de las instituciones, y este nuevo banco, cuenta con personal ágil, amable y bien preparado.

La experiencia con mi crédito educativo no habría podido ser más cómoda, no sólo por el buen sistema que posee la entidad, pues el tiempo máximo que he esperado para ser atendida son diez minutos, sino porque las personas que tiene al servicio de la comunidad, son carismáticas y cordiales además de las otras cosas que he mencionado.

Cambio de percepción
Pichincha como figura bancaria, ha cambiado mi percepción sobre las entidades del sistema financiero, pues ya las interminables filas de la tarde no son lo primero que imagino cada vez que debo que hacer mis trámites o mis pagos en la mencionada entidad.