Directv escucha al consumidor

Fabián L. García Guauque

Mi columna del día de hoy va dedicada al consumidor colombiano, específicamente el objetivo es demostrarle que los pequeños cambios individuales han generado con el tiempo transformaciones profundas en los esquemas de negociación de las empresas que satisfacen nuestras necesidades.

Desde hace dos años soy un usuario de la empresa de televisión por suscripción Directv. Adquirí el servicio con ellos pues en ese momento me ofrecieron un plan por dos años con una serie de descuentos.

La verdad, Directv siempre ha sido un servicio que su precio siempre ha estado por encima de los distintos servicios por cable, pero me llamó mucho la atención su oferta y por eso me identifiqué con ellos.

Hemos tenido inconvenientes y me los han solucionado oportunamente. Han aceptado sus errores y los han corregido, y siempre su equipo ha estado presto a colaborarme en cualquier problema técnico o de programación de mis decodificadores.

Pero de dos meses para acá noté que mi factura de pago se incrementó hasta un punto que simplemente no estaba dentro de mi presupuesto. Obviamente, llamamos al call center de Directv y averiguamos qué podía estar pasando.

Me explicaron que ya se habían cumplido el período de dos años de la promoción con los cuales yo había adquirido mi servicio y, por tanto, ya todo me lo deberían facturar con tarifa plena. Sé que ellos tienen la razón, pues fueron muy claros hace dos años cuando adquirí y acepté el servicio, pero de igual manera llegué a la conclusión de que no me funcionaba financieramente e iba a desistir del servicio. A esto se suma la variedad de promociones que están lanzando continuamente en este mercado para cliente nuevos.

Justo cuando la decisión ya estaba tomada, me comunicaron con un área de negociaciones de Directv donde me ofrecieron un plan en el que no perdía ninguno de mis beneficios y pagaba un menor valor.

Como conclusión, aplaudo la atención y el tiempo que el equipo de Directv le dedicó a mi caso y el valor que me dieron como usuario de sus servicios al entender mi necesidad. Así mismo, resalto el poder que tenemos nosotros como consumidores para modificar las reglas del mercado a nuestro favor sin perjudicar a quienes satisfacen nuestras necesidades todos los días.

Reflexión: Informar al usuario cualquier cambio que se vaya a realizar en la factura es importantísimo, así sea algo que se haya pactado con el consumidor desde la adquisición del servicio. Cuando uno como consumidor se encuentra conforme y más que satisfecho con sus servicios, una llamada lo soluciona todo.

TEMAS


Directv - Pleito de marcas