El cambio de hábitos en el consumidor colombiano

Dino Nassi

En años recientes, la tendencia de las compras por internet se ha convertido en el rubro económico de mayor crecimiento en los países desarrollados, como Estados Unidos, mientras que en Latinoamérica se está desarrollando a una velocidad aún más rápida para ‘ponerse al día’.

Colombia no podía quedarse atrás y dejar de tener una participación importante.

No es un secreto que internet ha ofrecido muchas ventajas a los internautas colombianos, específicamente en el comercio electrónico, pero aún tenemos mucho que recorrer para que estas soluciones se den de la misma forma de los países desarrollados.

Uno de las disparidades que internet ha puesto en descubierto, son las transacciones de bienes y servicios. El consumidor colombiano ahora puede observar en una enorme 'Tienda de Vitrina' una gama de miles de productos a precios muy por debajo de los costos en el país. Este entusiasmo inicial se transforma en una gran frustración al observar que un juguete de control remoto que se puede comprar en EE.UU. por $50.000, por ejemplo, lo encuentra en las tiendas del país a $180.000. Y así, la historia se repite con todos los productos importados. Esto se convierte en la búsqueda insaciable de soluciones de compras de productos directamente de las tiendas en EE.UU. Para esto, soluciones variadas comienzan a tener forma.

La banca. Las condiciones económicas y las medidas del Gobierno y la banca han acercado más a la población a la bancarización y al consumo de productos crediticios, lo que ha cambiado la manera de gastar de los colombianos. Los esfuerzos del sector financiero por masificar sus servicios bancarios no presenciales han sido factores determinantes en la generación de confianza en la realización de transacciones online, inclusive, desde los celulares. Esto ha permitido que conceptos nuevos, como las importaciones personales a través de páginas especializadas comiencen a tener un giro no solo en la velocidad con que el mercado se desarrolla, sino en la aparición de soluciones en la compra e importación de productos.

Las compras. Los hábitos de consumo empiezan a girar en torno a la facilidad por hacer la compra de productos dejando a un lado la necesidad ortodoxa de probar, sentir o percibir el artículo antes de adquirirlo. Eso ha hecho que el hábito de compras por internet se haya incrementado en Colombia. Casos como Amazon y eBay (en EE.UU) y Mercado Libre (en el país), sirvieron de inspiración para que emprendedores y almacenes hagan ofertas en internet. La tendencia del colombiano de consumir productos 'on-line' va orientada por la exclusividad. Se aseguran que los productos seleccionados sean originales o simplemente que tengan un producto exactamente con el color y tamaño que desean, y no el que le impusieron.

Ahora que el mercado está listo, los consumidores colombianos se preguntan dónde exactamente pueden dirigirse a comprar los productos on-line, ¿cómo hacer la compra cuando las tiendas en EE.UU. no aceptan la tarjeta de crédito colombiana? o ¿quién se responsabiliza de mi compra? Aunque pocos responden o satisfacen esas necesidades del público colombiano, lo más importante a la hora de comprar por internet es y será la seguridad y ya existen compañías en el país , como la que represento, que implementan mecanismos tan confiables que ya es hora de vivir la experiencia de comprar por internet en EE.UU. Solo hay que atreverse y hacerlo.

La mejora de las importaciones es una vital ayuda
La Dian, junto con empresas que se enfocan en desarrollar las importaciones simplificadas por medio de la asociación Cladec, han trabajado para implementar legislaciones y procesos ágiles para la importación de productos de consumo menor o importaciones simplificadas. Por ejemplo, pólizas simplificadas y las excepciones arancelarias a diversos productos, son algunos de los logros.